---

Rootman suma certificaciones con su material aislante ecológico y resistente al fuego

La empresa de aislante de fibra natural, acelerada por MASISA Lab, experimentó un año de logros, agregando cualidades certificadas a su tecnología. Además de sustentable,  ecológica, y de gran aislación térmica, hoy se suman reducción de ruido, permeabilidad al vapor de agua y resistencia al fuego de sobre 90 minutos, posicionándose como un material clave para la construcción de viviendas de calidad.

2018 fue un año de trabajo duro para Rootman, pero cerró con muy buenas noticias. Varias de las cualidades de su producto fueron testeadas por organismos certificadores, por lo que hoy se encuentran plenamente validadas: un material de alta calidad -aislante térmico, aislante acústico, permeabilidad al vapor de agua- y que entrega seguridad a las familias, con una resistencia al fuego de más de una hora y media.

Hoy existe una creciente demanda por el producto que supera la capacidad de producción, por lo que la empresa se encuentra en plena fase de expansión, implementando además el fondo SSAF-E que se adjudicaron.

Rodrigo Cancino, Socio/Director y Gerente de I+D de Rootman, se refiere a los principales proyectos de 2018, a las perspectivas para el próximo año y al grado de innovación que hoy existe en la industria de la arquitectura, diseño y construcción.

¿Cómo calificarías este año 2018?

Ha sido un año duro, pero con  buenas noticias, como la adjudicación del fondo SSAF-E y el interés de MASISA S.A. por ser parte de Rootman. Esto ha generado que nos transformemos en diseñadores y constructores de una planta, para alcanzar el ansiado escalamiento: una producción a mayor escala inicialmente de 3000 m2/mes, para pasar luego a 5000 m2/mes y terminar en 20.000 m2/mes a fines de 2020.

El interés de clientes, desde particulares hasta empresas de distintos tamaños, ha crecido, razón por la cual hoy alcanzar a satisfacer la demanda es más crítico; es un problema “bueno”, pero sigue siendo un problema.

Un 2018 que ha sido marcado por esto y por el ingreso de nuevos socios, que confiamos nos ayudarán a entrar a las grandes ligas.

¿Cuáles fueron sus principales proyectos y resultados?

En el último tiempo, la tecnología Rootman ha sido objeto de ensayos que suman cualidades a la naturaleza sustentable y ecológica del producto, uno de los mejores aislantes térmico y con absorción sonora del mercado. Se trata de la Certificación de Permeabilidad al Vapor de Agua (CITEC UBB), lo que quiere decir que las casas que incluyen nuestra tecnología respiran y el agua no condensa al interior como sucede con los materiales tradicionales, un parámetro clave para la vivienda de hoy a juicio de los expertos.

Más tarde, una importante empresa del rubro construcción sometió nuestro material a ensayos de reducción de ruido frente a materiales tradicionales, algunos de alto precio, y resultó que nuestro Thermoroot arrojó el mejor desempeño. Por último, hace unos días, realizamos el ensayo de resistencia al fuego en el IDIEM, de un panel que en su interior incorpora Thermoroot. Para sorpresa de muchos este arrojó más de una hora y media de resistencia al fuego, clasificando al producto en la categoría F90.

Actualmente, el principal proyecto es el aumento de productividad de Thermoroot y EcoSIP, para así asegurar la operación y de ahí en más la sostenibilidad de la empresa.

¿Qué perspectivas tienes para el año 2019?

Continuar la producción, y lograr que el Estado de Chile incluya este material en el listado de materiales aislantes,  y terminemos por construir viviendas confortables, habitables y seguras, mejor a las que se producen hoy, y – lo mejor de todo – a precios competitivos.

Adicional a esto, que se concrete el interés de constructoras, que en un principio veían con curiosidad esta tecnología y que hoy promueven que en Chile se construya con calidad, de forma sostenible, utilizando materiales que den seguridad a nuestras familias.

¿Qué grado de innovación crees que tiene la industria de la arquitectura y construcción? ¿Ha habido una evolución en los últimos 5 años?

Innovación en productos y procesos es mas bien baja; no hay un desarrollo innovador de materiales, mejora en diseño y en el proceso, y en general se sigue construyendo con los mismos materiales y de forma tradicional.

Si comparo lo que observamos hace 5 años, claro que se ha incorporado una visión más sustentable al momento de elegir cómo construyo y con qué, pero nos falta.

Los Planes de Descontaminación Ambiental (PDA) han aportado, pero creemos que nos falta para que la vivienda chilena sea sostenible, confortable y segura.

Hemos visto que las trabas o barreras de entrada para incorporar un material como el nuestro son enormes, pero en nuestro caso, estamos convencidos de que nuestra tecnología innovadora da valor agregado a la vivienda,  y te aseguro que somos más porfiados y tenaces en lograr que cambiemos la forma de construir en Chile.

Les invitamos a visitar nuestra web: www.rootman.com

¿Tienen planes de internacionalización?

Es nuestro propósito a mediano y largo plazo, para eso estamos conectados con actores relevantes en el ámbito de la transferencia tecnológica a nivel nacional e internacional, pero sin duda que en esto necesitamos más apoyo, no lo podemos hacer solos, por ahora, el satisfacer la demanda nacional es la que nos apremia.

¿Algo que quieras agregar referente a Masisa Lab?

Agradecemos las constantes invitaciones a seminarios y talleres, que claro, por ser en su mayoría en Santiago no hemos podido participar, pero hicimos lo posible por estar en las más significativas.

También agradecemos su interés por la tecnología y gestión para llevar adelante nuestros proyectos, y esperamos que esto se concrete en un interés global de MASISA S.A. por llevar esta tecnología a la construcción con materiales sustentables, seguros y de calidad.

Volver