---

LATAM for export

Latam x export - Disenia

Disenia x Rafael Odreman

Disenia nace en Caracas, Venezuela, con el propósito de apoyar al diseño latinoamericano. Es una plataforma de promoción y venta de productos de diseño que brinda al diseñador un canal de venta con alcance nacional e internacional, y le ofrece al amante del diseño EL lugar donde descubrir y comprar los mejores productos de la región, con una experiencia única. Actualmente cuenta con operaciones físicas en Venezuela, Chile y México.

 ¿Cuándo te planteaste la posibilidad de abrirte a otros países?

Más que una posibilidad, fue una necesidad. En Disenia nos planteamos desde el día uno convertirnos en un referente de productos de diseño en Latinoamérica, por lo que siempre nos pusimos la vara alta en cuanto a proyección internacional.

De Venezuela nos fuimos a Chile y de Chile nos fuimos a México. Desde México estamos abriendo todo el tema de envíos internacionales, en principio conectando algunas marcas entre Chile y México, pero creo que es sólo el comienzo, se vienen muchas cosas más.

¿Recibiste asesoría de alguna organización u entidad experta en la materia?

Contamos con un buen grupo de asesores que nos apoyan en el crecimiento del negocio, aunque no específicamente en el campo de exportaciones. Como parte del equipo de asesoramiento trabajamos con Wayra (Grupo Telefónica) 500 Startups (fondo de capital de riesgo de Silicon Valley) y Startup Chile. En el tema logístico nuestro aliado principal es DHL con el cual trabajamos directamente o a través de un 3PL (3rd party logistics) que nos asesora en envíos desde México hacia afuera.

¿Cuáles son los pasos previos fundamentales antes de iniciar cualquier proceso de internacionalización?

En primer lugar, conocer el proceso regulatorio para exportar a los países específicos donde se piensa trabajar. Algunos países pueden contar con impuestos adicionales en algún tipo de producto, como textiles o madera, para proteger la industria nacional.

Luego, preparar tu plataforma tecnológica para manejar correctamente el inventario, costos de envío y disponibilidad de producto; esto es clave en nuestro caso por ser una tienda online. Además, es necesario adaptar tu plataforma y oferta a los lugares donde vas a vender: idioma, especificaciones de producto, nombres, etc.

Y eso es sólo el inicio, ya que luego vendrían las pruebas. Siempre aconsejo probar antes de hacer una operación grande; ir probando y analizando resultados.

¿Es Latinoamérica una región amigable y rentable para exportar?

Creo que para el caso de empresas del tipo PYME, que no cuentan con vastos recursos para exportar, Latinoamérica sigue estando en una etapa muy inicial. Si bien han surgido iniciativas tanto públicas como privadas que fomentan las exportaciones entre países de la región, creo que todavía faltan. Hay mucho que desarrollar aún, pero creo que vamos por buen camino.

¿Cuáles fueron las principales dificultades que se presentaron en el camino?

Creo que la principal dificultad es que no hay una guía clara de pasos a seguir más allá de ver lo que están haciendo otras empresas y seguir sus pasos. El proceso termina siendo de ensayo y error, se van haciendo pequeños experimentos, se analizan los resultados y así se va avanzando.

¿Cuáles son los principales beneficios de abrirse a otros mercados?

Más allá del beneficio intrínseco de alcanzar a más personas que comparten el perfil de tu cliente, nuestra misión como empresa y nuestra principal satisfacción es que cada vez más personas pueden tener a su alcance diseño latinoamericano y conocer el trabajo que se está haciendo en la región. Por otro lado, más diseñadores aprovechan que sus productos sean vistos y consumidos.

+ INFO: www.disenia.mx

 

MyCoffeeBox.com x  Luis Miguel Coutiño

Que la industria del café es una de las más grandes del mundo no es novedad. Pero había algo de esta industria que inquietaba a Luis Miguel Coutiño y su esposa Berenice: las desventajas de los pequeños productores de café orgánico frente a los grandes compradores y distribuidores. “Los pequeños productores están acostumbrados a vender sus cafés como materia prima a todo el mundo, pero a un precio condicionado por la Bolsa de Valores y no por sus esfuerzos diarios en el cafetal. Pero si venden su café ya tostado, con su marca en español o en su lengua, ganan 3 veces más”.

Con el serio propósito de revertir esta situación, Luis y su esposa deciden aventurarse a emprender y crean MyCoffeeBox.com, una suscripción en línea para amantes del café que posiciona las marcas de estos pequeños productores de Chiapas. Con esta idea ganan el primer Startup Weekend de la región y comienzan su proyecto.

Hoy tienen suscriptores en más de 70 ciudades de la República Mexicana y han enviado cafés de pequeños productores chiapanecos a otros países como Canadá, Estados Unidos, Rusia y Argentina, apoyando a que más de 7.000 emprendedores locales mejoren notoriamente sus ingresos.

 

¿Cuándo te planteaste la posibilidad de abrirte a otros mercados?

Desde el primer día de MyCoffeeBox logramos generar ventas dentro de nuestro país.   A los dos meses nos llegó nuestro primer pedido de afuera, específicamente de Francia. A pesar de que nunca lo habíamos hecho, decidimos lanzarnos y cumplir con el cliente. Eso nos hace pensar hoy en la necesidad de abrir ciertas sucursales, por ejemplo, en Los Ángeles EE.UU.

¿Recibiste asesoría de alguna organización u entidad experta en la materia?

La asesoría de un experto es clave. Hay que prepararse y no sólo investigar lo que aparece en Internet. Ideal si puedes hacer un curso o diplomado.

En nuestro caso recibimos apoyo de la Secretaria de Economía en Chiapas, entidad que nos ayudó a determinar por cuáles países partir, a través de qué vía hacer los envíos (terrestre, aérea, marítima) y qué plan concreto de exportación desarrollar. Si no tienes asesoría previa, puedes pagar costos muy altos después, ya sea por multas aduaneras o inspecciones.

¿Es Latinoamérica una región amigable y rentable para exportar?

Cuando asistíamos a diferentes cursos de preparación siempre nos decían que Centroamérica es una excelente puerta de entrada para Latinoamérica y que no siempre EE.UU. es el mejor mercado. En nuestro caso sí lo es, dado que hay muchos productores de café en Latinoamérica.

¿Cuáles son los principales beneficios de abrirse a otros mercados?

A mí me encanta el mundo digital en que vivimos, donde en instantes puedes recibir fotos desde Groenlandia de un cliente feliz con tu producto, muy cerca de un iceberg. Eso me ayuda a saber que desde lugares inimaginables están disfrutando nuestro café. Me demuestra hasta donde ha llegado nuestro esfuerzo y que todo ha valido la pena.

¿Tienes alguna anécdota o experiencia inolvidable de algún país en particular?

La historia de un cliente ruso siempre me trae buenos recuerdos. Nos llamó para pedirnos una bolsita de café y aunque no hablaba español, se las arreglaba para comunicarse con nosotros utilizando Google Traductor. Gracias a su perseverancia y astucia finalmente nos pudimos comunicar y hoy se generó una confianza tal que cada dos meses recibimos su pedido de 3 bolsitas.
+ INFO: www.mycoffeebox.com

 

Tika Chips x Carolina Echenique 

Hace 7 años Carolina Echenique tuvo un sueño literalmente inspirador: desde el cielo caían papas fritas de colores que, al recogerlas, descubría que estaban hechas de vegetales. Se obsesionó con llevar esta excéntrica idea a cabo. Durante un año estudió, investigó, visitó proveedores y se instaló en el garage de su casa para probar diferentes fórmulas hasta dar con el producto mágico: papas fritas de origen vegetal, sin aditivos artificiales, con baja cantidad de sal, sin grasas transgénicas, libres de sodio y de químicos. En 2009 nace entonces Tika Chips.

De ahí en adelante, presentó su producto en distintas ferias de alimentos y tiendas gourmet de Chile. La aceptación fue inmediata. Carolina se dio cuenta que esto iba a ser grande y que necesitaba formar un equipo, y decide incorporar a su socio, Rodrigo Gutiérrez.

El segundo paso fue entrar al retail, específicamente los supermercados, que ya le habían tocado la puerta varias veces. “Me tiré a la piscina. Mi instinto me decía que debía seguir adelante. El producto gustaba demasiado y teníamos la capacidad de seguir creciendo”, cuenta Carolina. Y la decisión fue acertada. Hoy cuenta con 7 galpones, un equipo de 120 colaboradores y presencia en más de 15 países de Asia, Europa y América.

¿Cuándo te planteaste la posibilidad de exportar y abrirte a otros mercados?

Fue en paralelo a la entrada al canal del retail en Chile. Partí realizando un road show en Estados Unidos. Ahí entendí cómo funcionaba un mercado complejo y me di cuenta que aún no tenía las espaldas suficientes para entrar. Entonces opté por participar primero en ferias de alimentos para empaparme mejor sobre la industria y luego iniciar un proceso de apertura. Nuestro primer pedido fue desde Uruguay y luego, sin imaginarlo, de Corea del Sur, donde el producto arrasó. Desde Francia también nos llamaron para distribuir en tiendas gourmet.

¿Cuáles son los pasos previos fundamentales para iniciar cualquier proceso de internacionalización?

Lo primero, tener una buena idea y que tu producto tenga un valor agregado. Luego de eso, testearlo en el mercado local para conocer su aceptación. Con esos dos pasos listos, es fundamental tener la capacidad productiva necesaria para poder responder a la demanda y, por supuesto, una estructura productiva estable para funcionar.

En mi caso personal además yo recomiendo mucho participar antes en ferias para testear el producto y  la aceptación.

¿Es Latinoamérica una región amable y rentable para exportar?

Es un muy buen mercado, ayuda la cercanía, idioma e idiosincrasia en común. Creo que tiene mucho potencial.

¿Cuáles fueron las principales dificultades que tuviste que enfrentar al exportar?

Las dificultades son el pan de cada día. Es parte del músculo que uno va desarrollando. Formalidades, seguros, permisos; son miles de pequeños problemas, que se presentan sobre todo al comienzo por falta de experiencia. Una vez que pasas por esa primera etapa de prueba/error, después el mecanismo resulta más amigable.

¿Cuáles son los principales beneficios de exportar?

Saber que en cierta forma lograste estructurar un producto que se comunica bien no sólo con tus pares nacionales. Por otra parte, sentirnos orgullosos como equipo de que lo hemos hecho bien para conquistar a otras culturas y gustos.

¿Alguna anécdota que quieras contar de un país en particular?

En Corea del Sur, por ejemplo, las Tika Palafito causan sensación. Principalmente porque se las echan a la sopa y son grandes consumidores de ese alimento. En Chile, en cambio, todavía no lo han descubierto como un buen acompañamiento para preparar cosas entretenidas en la cocina.  Es divertido ver las diferencias de gustos y cómo las preferencias cambian de acuerdo a las costumbres de cada país.

+ INFO: www.tikachips.com

Volver