Isolcork y Rootman ayudan a dar vida a la primera Escuela Sustentable de Chile

  • Publicado por MASISALAB el jueves 26 de marzo del 2020
  • Compartir en:

    Ambos proyectos, acelerados por MASISA Lab, se sumaron al desafío de levantar en 45 días  el primer colegio público del país construido a partir de residuos, tales como neumáticos, botellas de vidrio, latas de bebida y madera.

     

    En el mes de marzo 48 alumnos pasaron a ser protagonistas de un hito histórico: la inauguración del primer establecimiento educacional 100% sustentable construido con materiales reutilizados y reciclados, y los productos aislantes de Rootman en la estructura y obra gruesa e Isolcork en las terminaciones y cubierta. Se trata de los estudiantes de la Escuela de Lo Zárate -colegio rural ubicado en la comuna de Cartagena, Región de Valparaíso- quienes fueron los primeros en formar parte del programa Una Escuela Sustentable.

     

    Este pionero proyecto nació en 2016 en Uruguay por iniciativa de un grupo de amigos que soñaron con la posibilidad de levantar recintos educacionales autosuficientes, es decir, que sean capaces de utilizar y gestionar sus recursos de manera inteligente, eficiente y en sintonía con el entorno. La experiencia resultó ser exitosa, tanto así, que dos años más tarde se replicó en Argentina y este año en Chile, donde la iniciativa es liderada por la organización uruguaya Tagma, en conjunto con Fundación Superación de la Pobreza – SERVICIO PAÍS.

     

    En el mes y medio que duró la construcción del edificio, participaron y aportaron diversos actores y organizaciones, entre los que destacan dos de nuestros proyectos acelerados: Isolcork y Rootman. El primero, a través de la instalación de una membrana de caucho reciclada sobre techo, permitiendo sellar completamente la cubierta de madera; y el segundo, mediante la entrega de sus paneles a base de raíces y materiales 100% biodegradables, logrando una óptima aislación térmica y sonora para todo el edificio, además de resistencia al fuego.

     

    Para ambos equipos ha sido un tremendo orgullo y aprendizaje poder formar parte de este proyecto, donde además de aportar con sus materiales y soluciones sustentables, pudieron experimentar lo que es el trabajo colaborativo y en pos de un Chile más limpio y conectado con la naturaleza.

    La escuela fue construida en un tiempo récord de 45 días por un equipo de 100 personas provenientes de diferentes partes del mundo, cumpliendo con el desafío de entregar el recinto en marzo y así poder dar inicio a un nuevo año escolar a los alumnos que esperaban con ansias contar con este nuevo espacio, totalmente sustentable y  amigable con el medioambiente.

     

    La construcción se realizó en formato de curso, a través de un proceso teórico y práctico para que los participantes aprendieran sobre construcción sustentable, desarrollo de proyectos de triple impacto y educación ambiental. Participaron no sólo expertos del mundo de la construcción, sino también voluntarios provenientes de distintos países del mundo y personas de la comunidad de Lo Zárate, convirtiendo a todo el proceso una experiencia única de intercambio y colaboración.

     

    La próxima escuela sustentable se hará en Colombia en 2021 y recibirá voluntarios aquí 

     

    Para ver el trabajo realizado por Rootman puedes ingresar aquí