---

Financiamiento de proyectos: ¿capital o deuda?

A la hora de evaluar opciones para el financiamiento de proyectos, son tantas las opciones que podrían generar grandes confusiones. Sin embargo, a grandes rasgos podemos dividirlas en dos tipos: deuda o capital y, a continuación, te contamos de qué se tratan ambas, y cuáles son los riesgo y beneficios que conlleva inclinarse por una u otra.

Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), en nuestro país existen aproximadamente 2 millones de microemprendedores… ¡poco más del 10% del total de los chilenos! Este número permite inferir que la actividad emprendedora a nivel local está en una buena situación. Sin embargo, para levantar un proyecto se necesita mucho más que una buena idea: el financiamiento es clave. Por eso, vale la pena conocer los dos grandes caminos por los que puedes optar:

Capital

Tal como lo define el Servicio de Impuestos Internos (SII), el concepto capital “se relaciona con un elemento productor de ingresos que no está destinado a agotarse ni consumirse, sino que, por el contrario, debe mantenerse intacto como parte generadora de nuevas riquezas”. En otras palabras, se trata de los recursos necesarios para producir.

A la hora de buscar financiamiento de proyectos a través de capital, debes saber que quien lo aporta es un inversionista, el cual puede ser una institución financiera o un particular (tanto inversionistas ángeles como amigos o familiares). En cualquier caso, el aporte de dinero se hace a cambio de ser parte de las ganancias que genere la empresa.

Si buscas financiamiento de proyectos en Chile bajo esta modalidad, considera que:

  • La mayor ventaja es que no adquieres una deuda como tal, por lo que no tienes que devolver el dinero inyectado a tu negocio. Sin embargo, el inversionista adquiere participación en el emprendimiento (asumiendo los riesgos asociados), algo que debes estipular muy claramente desde el comienzo para evitar problemas futuros.
  • Los inversionistas buscan rentabilidad, por lo que puedes apoyarte en su asesoramiento para que el emprendimiento tenga el éxito que todos esperan.
  • Puedes tener tantos inversionistas como puedas y desees, pero cuidado: las grandes inversiones de capital conllevan una participación considerable en la empresa, por lo que podrías perder bastante control sobre la misma y, en algunos casos, la totalidad.
  • En lo que respecta a las utilidades, debes establecer desde el inicio el porcentaje al que cada inversionista tiene derecho.

Deuda

Al buscar financiamiento bajo esta modalidad, contraes (valga la redundancia) una deuda, es decir, en algún momento deberás devolver todo el dinero que hayas recibido para impulsar tu proyecto.

Hablamos de una forma de financiamiento que se basa en préstamos, ya sea de amigos/familiares o entidades bancarias. Si optas por estas últimas, recuerda que hay intereses y plazos que debes respetar para no manchar tu historial crediticio, algo indispensable para todo emprendedor.

Si optas por financiamiento de proyectos en Chile con deuda, considera que:

  • Una de las grandes ventajas del financiamiento por deuda es que no pierdes el control de tu emprendimiento, ya que no otorgas participación en la empresa. Además, todas las utilidades son para ti, sin tener que compartirlas con terceros.
  • Debes cumplir con las fechas de pago y considerar los intereses asociados.
  • Las instituciones financieras suelen pedir garantías, por lo que debes evaluar muy bien las condiciones de un crédito o préstamo antes de firmar, ya que tu patrimonio está en juego.

Ahora que conoces las implicancias de ambas formas de financiamiento, puedes evaluar la que más te convenga. Y recuerda que si se trata de proyectos innovadores y con alto potencial de crecimiento, las aceleradoras de startups pueden ser la alternativa que buscabas.

Volver