ASOCIACIÓN DE CARPINTEROS PATRIMONIALES DE CHILOÉ: TRABAJO INCESANTE POR PRESERVAR UN OFICIO

  • Publicado por MASISALAB el lunes 19 de abril del 2021
  • Compartir en:

    Giovanni Méndez, constructor civil y fiel colaborador de esta organización, nos cuenta sobre el origen, características y metas de esta agrupación de chilotes que asumío la difícil, pero alentadora misión de restaurar iglesias en este pequeño rincón del mundo.

     

    Los que han tenido la fortuna de estar en el archipiélago de Chiloé seguramente pueden dar testimonio de un lugar especial y mágico que alberga edificaciones únicas e históricas, principalmente iglesias que a pesar de sus más de 300 años luchan por mantenerse en pie. El hecho de ser una de las construcciones más antiguas de Chile y la región permitió que pudieran postular como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, lo que 14 de ellas consiguieron el año 2000 y dos más al año siguiente.

    Eso marca un hito en la comunidad chilota y refuerza la necesidad de conservar estas construcciones a través de un equipo experto y multidisciplinario que tuvieran el fiel propósito de preservar el oficio y transmitirlo de generación en generación.

    Así nace en 2003 la Fundación Amigos de las Iglesias de Chiloé (FAICH), que con el tiempo va migrando hasta dar vida en 2016 a la Asociación Nacional de Carpinteros Patrimoniales de Chiloé (ACP), la cual reúne a más de 20 chilotes que, sin importar el frío o la lluvia, trabajan con alegría y convicción por preservar el oficio, transmitirlo y llevarlo a cabo en las diferentes comunidades.

    Entre iglesias y capillas, son 152 templos catastrados y la labor de la ACP es atender las necesidades de cada uno, continuando con el propósito inicial de la FAICH. “Si bien muchos de los carpinteros fueron formados en ésta, también otros llegan por un legado de familia y la necesidad de traspasar este oficio a las nuevas generaciones”, explica Giovanni Méndez, constructor civil y colaborador de la ACP.

    A través de Giovanni, quisimos conocer con mayor profundidad el trabajo que hay detrás de la ACP, el método que emplean y sus principales desafíos para este año.


    ¿Cuánto pueden demorar en restaurar una iglesia?

    En las restauraciones de iglesias depende del lugar (clima, condiciones del terreno, distancias, etc) y las dimensiones, pero las restauraciones duran entre 1 año 7 meses y 2 años.


    ¿Qué materiales utilizan para restaurar los templos?

     Los materiales que se utilizan son para realizar inspecciones estructurales, mediciones, alzaprimado, extracciones de piezas, obra gruesa, clasificación de las maderas, y terminaciones. Además, algunas herramientas esenciales como sierra circular, gubias, formones, motosierra, alzaprimas de madera, andamios, productos para la protección de la madera para la humedad y ataques biológicos como xilófagos y hongos, algunas herramientas especiales para la restauración de imaginería religiosa, pero son herramientas vinculadas a la carpintería, principalmente para realizar ensambles y empalmes en los inmuebles.

     

    ¿Cuál es el método de trabajo que emplean?

    La metodología de trabajo es una labor multidisciplinario que tiene el siguiente orden:

    –    La comunidad manifiesta la problemática de su iglesia o capilla.
    –    Se realiza una reunión de evaluación y asesoramiento de mantención
    –    Se realiza un listado de materiales necesarios para la restauración
    –    Se establece posteriormente la coordinación de trabajos
    –    Se levanta una solicitud de voluntarios a la comunidad
    –    Se ejecutan los trabajos
    –    Los trabajos culminan con una Minga comunitaria.

     

    ¿Cuántos son y de dónde provienen los carpinteros que trabajan en dichas restauraciones?

     La ACP cuenta con 22 carpinteros, 17 activos principalmente. Algunos de ellos son mayores, grandes sabios de la madera, carpinteros de ribera, y la mayoría proveniente de Ancud, Quellón, Queilen, Castro, Quemchi, Lemuy, Dalcahue y de Río Bueno, Región de los -Ríos y Región de los Lagos.

     

    ¿Ha sido la pandemia un impedimento para seguir avanzando?

     
    La pandemia evidentemente ha perjudicado la labor de las restauraciones. Las reuniones se han hecho difíciles de mantener, sobre todo  porque muchos no utilizan medios tecnológicos para poder conectarse a reuniones virtuales. Esto ha causado el retraso de proyectos debido a las cuarentenas locales de la región, por lo que se ha vuelto un impedimento para poder desarrollar de mejor manera los trabajos, pero continuamos avanzando para ver más proyectos y preservar nuestro patrimonio nacional.

     

    ¿Qué es lo que esperan lograr este 2021? Y ¿cuál es su meta a más largo plazo?

     Este 2021 buscamos asociarnos con universidades, centros de formación técnica, entre otros, para realizar encuentros virtuales, webinar técnicos y teóricos sobre la madera, carpintería patrimonial, y mostrar lo que se ha realizado en Chiloé en cuanto a la restauración de las iglesias patrimoniales. Estamos permanentemente en busca de alianzas con la academia, empresas, fundaciones y ONGs que quieran conocer y formar parte de la ACP, también queremos participar en actividades que reúna a la madera como lo es la WCTE 2021 (World Conference Timber Engineering) y la Semana de la Madera 2021.

    Al mismo tiempo, seguimos trabajando de manera remota y en terreno -dentro de lo permitido- en algunas zonas del sur como Puerto Varas y un emprendimiento que se ha ido formando en paralelo a la ACP como lo es Patrimonio Sur.

    A largo plazo tenemos el sueño de realizar una escuela de carpintería patrimonial en Chiloé. La idea es que la gente se pueda acercar a la isla y sea un lugar donde puedan aprender con las competencias necesarias, como las escuelas en Alemania, Polonia o Japón, donde se desarrolla un modelo dual en educación teórica-práctica. También tenemos el sueño de realizar otro encuentro latinoamericano de escuelas-taller, y de desarrollar una escuela itinerante que permita vincularnos con otras regiones de Chile y América Latina. Asimismo, seguir trabajando con las comunidades y fortalecer lazos y proyectos que permitan continuar con la restauración de iglesias e inmuebles patrimoniales de Chiloé. Esto es clave para la continuidad de la cultura de la madera que reúne ingenio y creatividad a la hora de crear.