Viaje al universo del I+D

  • Publicado por MASISALAB el martes 05 de julio del 2016
  • Compartir en:

    I+D 2

    I+D se define como el “trabajo creativo llevado a cabo de forma sistemática para incrementar el volumen de conocimientos, incluido el conocimiento del hombre, la cultura y la sociedad, y el uso de esos conocimientos para crear nuevas aplicaciones”.

    Pero existe un nuevo concepto o versión 2.0: Investigación, desarrollo e innovación (I+D+i). Aunque el cambio parezca menor, la i representa la transformación del conocimiento en productos para atender las necesidades de la sociedad.

    En definitiva, cuando hablamos de I+D+i, nos referimos a los esfuerzos realizados por científicos, ingenieros y empresarios por desarrollar nuevos conocimientos y mejores formas de hacer las cosas.

    Los países que más invierten en I+D a nivel mundial son Israel, Suecia, Finlandia, Japón y Corea del Sur, con más de un 3% de su producto interno bruto (PIB) destinado a estos fines.

    Totalmente opuesta es la realidad de países de América Latina, donde la inversión en I+D es sólo del 0,70% del PIB. Además, el principal inversionista sigue siendo Estado (70%), mientras que en los países más desarrollados la inversión proviene fundamentalmente del mundo privado.

    Según Pablo Angelelli, Especialista Líder en la División de Competitividad, Tecnología e Innovación en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), esta diferencia abismal se explica, en parte, por la estructura productiva de cada país:

    “En los países desarrollados hay más sectores y empresas que sustentan sus estrategias competitivas en la innovación y la I+D, como es el caso de Corea del Sur, que se destaca en varias industrias intensivas en tecnología como la electrónica. En nuestros países, en cambio, las economías están menos diversificadas y más concentradas en productos basados en recursos naturales, donde aparentemente la inversión en I+D es menos necesaria. Sin embargo, nuestro desafío como región es lograr revertir esta tendencia y poder aprovechar estos recursos naturales como verdaderas plataformas de innovación y diversificación productiva”.


    Israel: EL ejemplo en I+D

    Es el país que más invierte en esta área a nivel mundial (2.5 veces más capital de riesgo que EE.UU.), ocupa el sexto lugar en el indicador “Protección a los Inversores” del ranking Doing Business; tiene la mayor cantidad de empresas tecnológicas per cápita del mundo (un startup por cada 1.844 habitantes), cuenta con más empresas de tecnología en el índice Nasdaq que todos los países europeos y un récord de premios Nobel.

    ¿Cómo logró esta posición siendo una nación tan joven y en permanente conflicto? A continuación algunas señales:

    • Servicio militar obligatorio: Todos los jóvenes israelíes, hombres y mujeres, pasan por esta experiencia de formación militar y tecnológica, donde toman decisiones de vida o muerte.
    • Sobrecontratación de productos y servicios no tecnológicos: Regulación con distintos reglamentos y gravámenes, lo que explica que sea una potencia tecnológica, pero no económica.
    • Alta tasa de inmigrantes judíos: Se entregan visas con facilidad, lo que favorece una identidad multicultural y una visión cosmopolita, que se traduce en soluciones satisfactorias a las necesidades.
    • Foco en energías renovables: Israel internalizó que el modelo energético basado en el petróleo se acabará, por lo que han convertido el aprovechamiento de energías renovables en un Tema prioritario: energía solar, incorporación y producción masiva de autos eléctricos, entre otros.

    Fuentes: https://www.fayerwayer.com/2013/04/innovacion-el-secreto-mejor-guardado-de-israel/ http://es.thefreedictionary.com/I%2BD; Pablo Angelelli, Especialista Líder en la División de Competitividad, Tecnología e Innovación en el Banco Interamericano de Desarrollo.