---

Venture Capital en Chile: opciones y oportunidades

Según el Informe Venture Capital y Private Equity 2017-2018, la industria del Venture Capital en Chile está creciendo rápidamente. En 2015, poseía un tamaño en inversiones de 430 millones de dólares y reunía alrededor de 27 fondos de inversión, pero solo en el año 2017 la cifra de inversión se consolidó en 486 millones de dólares y 30 fondos de Venture Capital.

Lo anterior, demuestra el buen panorama de ecosistema emprendedor que existe para los desarrolladores de proyectos. Sin embargo, las características de capital de riesgo varían en función de las diferentes etapas del emprendimiento o negocio y sus necesidades de financiamiento.

Venture Capital en Chile

En ese sentido, es posible encontrar en el país las siguientes opciones:

Capital de riesgo en la etapa inicial

Cuando el emprendimiento es solo un proyecto o una empresa en sus etapas iniciales, lo más común es acudir al capital semilla. Este hace referencia a fondos no reembolsables que suelen invertirse en negocios innovadores o con altas posibilidades de crecimiento y éxito.

Este capital cubre los gastos iniciales de los emprendimientos, como investigación, desarrollo y marketing. Suelen aportar los recursos fondos privados y públicos. Sin embargo, también es posible conseguir financiación mediante asociaciones estratégicas, o capital propio.

Por otro lado, están los inversores ángel, que aportan capital de riesgo a cambio de acciones en el negocio.

Capital de riesgo en la etapa de desarrollo

Una vez el emprendimiento estabiliza sus ventas y muestra señales de crecimiento, es posible acceder al Venture Capital, también conocido como emprendedor. Generalmente se estructuran como Fondos Mutuos de Inversiones en Empresas Emergentes.

Con este financiamiento se busca capital de trabajo y ampliaciones sucesivas en la escala de producción.

Capital de riesgo en la fase competitiva

Una vez la empresa ingresa a su fase competitiva, es posible acceder al financiamiento subordinado Mezzanine. Este es particularmente atractivo para las Pymes que no tienen las características necesarias para cotizar en bolsa o son reacias a ceder el control asociado a la financiación de capital.

Como tal, este tipo de financiamiento le permite a la empresa emitir una deuda que puede tener una amplia gama de términos estructurales, como períodos de interés, una combinación de interés y capital o retornos de ingresos añadidos.

De igual forma, se encuentra el capital privado. Consiste en que entidades especializadas aportan recursos, de forma temporal y a cambio de una participación, a empresas no cotizadas, pero con alto potencial de crecimiento.

Capital para la expansión

Este tipo de inversión se realiza en empresas con alguna trayectoria y tiene como objetivo viabilizar el crecimiento de la participación de la compañía en un mercado ya alcanzado, o su ingreso a una nueva industria.

Corporate Venturing

El Corporate Venturing es una forma de emprendimiento corporativo que las empresas usan para dinamizar sus procesos de innovación mediante la colaboración o asociación estratégica con emprendedores y startups. Un gran ejemplo de ello es MASISA Lab de MASISA que ha aportado al desarrollo de cientos de proyectos visionarios vinculados a enfrentar desafíos en el diseño, la construcción y la arquitectura.

Es un modelo de financiamiento que puede aplicarse en cualquier etapa del emprendimiento, aunque es mucho más frecuente cuando este ya ha avanzado y ha mostrado probabilidades de éxito.

Como puede verse, son varias las opciones que tienen las empresas para acceder a capital de riesgo. Todo es cuestión de determinar en qué fase se encuentra el negocio y empezar a buscar los inversionistas adecuados.

Volver