SOFÍA DELPERO Y SU DOBLE MISIÓN EN LA INDUSTRIA DE LA CONSTRUCCIÓN

  • Publicado por MASISALAB el miércoles 24 de junio del 2020
  • Compartir en:

    Hace 3 años asumió como Subgerente de Innovación de Echeverría Izquierdo, y desde esa vereda, está convencida de que Chile tiene un tremendo potencial para dar un giro y probar nuevas tecnologías en el mundo de la construcción.

    En cuanto al aporte de las mujeres en este rubro, considera que es clave, ya que la presencia femenina es un equilibrio interesante entre emocionalidad y racionalidad, muy importante para construir relaciones de largo plazo.

    Sofía Delpero es desde hace tres años Subgerente de Innovación en Echeverría Izquierdo, donde aterrizó con dos objetivos claros; formar la cultura de innovación de la empresa y mantener una cartera de proyectos activa y ejecutable.

    Un desafío no menor porque en la industria de la construcción, movilizar la cultura de una empresa hacia la innovación es un desafío importante, y que lo han logrado gracias “al empoderamiento y convicción de cada gerente de la empresa que ha asumido la innovación como el camino que debemos seguir, apoyado siempre por el directorio que ha sido clave en este proceso de transformación”, comenta Sofía.

    “Por otro lado, en muchos casos los proyectos son de largo aliento, por lo que recién hoy se están viendo los primeros resultados de aquellos que se diseñaron hace varios años. La resiliencia y la creación de una cartera de proyectos activa con prototipos y ejecución en obra es otro gran desafío en esta área”, agrega.

    Conversamos con esta ingeniera civil para que nos cuente qué se siente ser mujer en este rubro que históricamente ha sido liderado por hombres y cómo ha sido el camino de la innovación en este sector que es uno de los menos innovadores del mercado. Sin duda una doble misión en terreno de construcción duro de levantar.

    ¿Cuál es tu visión acerca del nivel de prioridad que le dan estas empresas al proceso de innovación? 

    He visto un cambio positivo en general hacia el mundo de la innovación. Cada día más empresas se suman a esta forma en enfocar los proyectos y las áreas de innovación tienen otra forma de trabajar, lo que facilita el diálogo, la colaboración y las instancias para compartir experiencias previas que nos permitan potenciar el ecosistema de innovación. Hoy, particularmente por lo que estamos viviendo, e impulsado por el cambio del consumidor, la innovación es cada día un tema al que se le otorga más prioridad y, en algunos casos, se vuelve urgente para mantener viva una empresa que se enfrentan al desafío de innovar o morir. Sin embargo, para que la innovación sea de verdad una prioridad y no sólo un slogan de marketing o algo de moda, es clave el apoyo de la alta gerencia y del directorio. La innovación es un proceso de fracaso y éxito, y ese apoyo es clave para no tirar la toalla al primer intento. Debe basarse en un convencimiento real y profundo de la empresa de empujar las fronteras más allá de la frustración.

    ¿Por qué crees que la industria de la construcción es un sector que ha sido muy poco innovador? Qué le ha faltado y qué es lo que necesita para que despegue en estos términos? Crees que Chile tiene potencial para liderar este giro hacia el Constructech?

    Creo que en Chile tenemos una cultura reacia a atreverse a probar cosas nuevas, por miedo al fracaso, a fallar, a lanzarse a hacer cosas nuevas. Eso se combina con un rubro como la construcción, el que se encuentra poco digitalizado, con proyectos de mediano o largo plazo y de altos presupuestos, así como un número importante de involucrados e intermediarios, lo que convierte a la innovación en algo complejo.

    En ese sentido, creo que el paradigma del que “venimos haciendo las cosas así desde hace muchos años” crea un falso sentido de comodidad, que es frágil y provoca problemas como la falta de aumento de productividad que vemos en las cifras actuales y que preocupan a todo el rubro. Creo que Chile tiene un tremendo potencial para liderar este giro. En ese contexto, algunas empresas inmobiliarias y constructoras que de a poco estamos implementando nuevas tecnologías, nos estamos atreviendo a probar cosas nuevas y se está produciendo un cambio cultural hacia la colaboración y la experimentación que creo formará los cimientos para despegar en esta línea.

    ¿Cuáles dirías son las principales ventajas de innovar para las empresas y puntualmente durante esta pandemia?

    Las ventajas de innovar son la diferenciación, el crear un producto y/o servicio novedoso que te permita generar un valor agregado y, en nuestro caso, generar una mejor calidad de vida para las personas. Adicionalmente, al crear una cultura de innovación, se producen grandes beneficios internamente como abandonar los paradigmas tradicionales y obligarnos a pensar diferente, cuestionarnos por qué de las cosas y perder el miedo.

    Puntualmente durante la pandemia, como rubro hemos tenido que reinventarnos más que nunca, girar a lo digital y enfrentar la amenaza de la continuidad de las obras debido a la paralización de las comunas en cuarentena. Sin embargo, en este contexto pueden haber grandes oportunidades para repensar lo que hacemos, rediseñar, entender mejor al cliente, etc. Depende de cómo cada uno quiera abordarlo.

    ¿Qué está haciendo Echeverría Izquierdo en esta materia que quisieras destacar?

    Hoy tenemos nuestro foco en 4 principales áreas: cliente, sustentabilidad, industrialización y cultura. A partir de estos pilares queremos ser una empresa sostenible, que logre un impacto real y positivo en la sociedad, ser los responsables de crear una ciudad mejor, que busca nuevas oportunidades de innovar y tener un producto y/o servicio mejor. Acá creemos que la sustentabilidad es un eje central, ya que nos permite diseñar proyectos con una mejor operación en el largo plazo, lo que impacta directamente a nuestros clientes. Por otra parte, ha sido clave el trabajo colaborativo junto a la constructora Echeverría Izquierdo y su área de innovación, ya que permite desde la etapa del diseño tener el input de la construcción y tomar mejores decisiones. Este trabajo colaborativo tratamos de hacerlo también con proveedores y otros agentes de la cadena de valor, aunque es un camino no menos complejo.

    En términos de liderazgo femenino ¿Cómo ha sido tu experiencia en el cargo que ejerces? ¿ Qué ha sido lo más difícil y qué crees es el mayor aporte de las mujeres?

    Han sido años de mucho crecimiento personal y profesional. Lo más valioso es el equipo que me acompaña en la inmobiliaria, personas comprometidas con su trabajo y que permiten que crear proyectos de innovación se haga mucho más fácil gracias al apoyo constante, incluso a pesar de los fracasos y fallas que el proceso de innovación implican. Lo más difícil ha sido encontrar partners adecuados, lograr convencer y mantener un trabajo en el tiempo con proveedores u otros agentes que te permitan apalancar las innovaciones y no dejarlas cerradas en 4 paredes.

    El aporte de las mujeres es clave en ese sentido, el hecho de poder integrar la emocionalidad y racionalidad de mejor forma permite crear mejores relaciones en el largo plazo y crear mayor confianza, lo que es clave para generar buenos resultados. En la empresa tengo grandes ejemplos de mujeres líderes: Andrea Gomien, Gerente de Finanzas del grupo Echeverría Izquierdo, Francisca Cruz, Gerente General de la constructora, entre muchas otras, y estos cargos de alta responsabilidad reflejan lo valorado que es el trabajo de la mujer y cómo podemos lograr cambios en todas las empresas, independiente del rubro.

    ¿Cuál es tu opinión en relación al aporte de las mujeres en cargos de alta responsabilidad?

    Para mí son absolutamente claves en el futuro de una empresa. La mirada de una mujer y sus capacidades aportan a un trabajo de equipo, tienen mayor resiliencia y generan mayor confianza. Hoy las mujeres se han ganado con mucho esfuerzo esos puestos de alta responsabilidad y espero que cada día veamos a más mujeres en esos lugares. De esa forma se produce un bienestar para las empresas, pero también para las personas y particularmente las mujeres que trabajan en ellas. Ver a mujeres que puedan inspirarnos y ser modelos de liderazgo a mirar, son claves para cambiar desde el inicio la forma cómo nosotras mismas nos percibimos y saber que somos capaces de lograr lo que nosotros queramos.

    ¿Cuál es el aporte de las mujeres en el mundo de la Innovación? ¿Por qué su participación es relevante?

    Creo que las mujeres son claves en el mundo de la innovación, así como en el emprendimiento. El potencial de generar mejores relaciones, el instinto, la paciencia y resiliencia de las mujeres, permiten que sean un excelente elemento para facilitar la innovación.

    Hay muchos estudios que comprueban que las empresas con más mujeres en cargos de alta dirección son más innovadoras. El balance en los equipos de trabajo es un círculo virtuoso que permite más innovación.