SEBASTIÁN GILBERT Y EL CVC: SI LAS EMPRESAS NO CONSIDERAN ESTA ALTERNATIVA VAN A QUEDAR OBSOLETAS EN UN MUY CORTO PLAZO

  • Publicado por MASISALAB el miércoles 23 de septiembre del 2020
  • Compartir en:

    Así de convencido está uno de los socios Dadneo, administradora de fondos dedicada a las inversiones, consultoría y aceleración de emprendimientos. Para este ingeniero comercial y economista -con magister en finanzas y master en negocios internacionales- los emprendimientos de base tecnológica son un elemento fundamental para el desarrollo sustentable de los países e invertir en ellos es una decisión que no se puede seguir aplazando.  

    Entró al mundo del capital de riesgo desde muy joven, cuando aún estaba en la universidad. A lo largo de su trayectoria profesional ha estado siempre conectado al mundo de la innovación, ya sea desde la vereda pública, privada e incluso como emprendedor. Hoy, como inversionista ángel y líder de la administradora, tiene una amplia mirada sobre lo que es la industria del venture capital (VC) y su futuro.

    Quisimos entrevistarlo para saber qué lo motiva a invertir en startups, cuál es el estado del arte del capital de riesgo en Chile y qué opina sobre modelos corporativos de inversión como el de MASISA Lab. Conoce a continuación sus respuestas.


    ¿Qué es lo que te impulsa a ser un inversionista ángel y qué tipo de proyectos atraen tu atención? 

    Siempre me ha gustado mucho lo que es tecnología, la innovación y emprendimiento. La motivación viene desde pequeño. Estar invirtiendo y apoyando proyectos de tecnología te permite estar muy al día y saber todo lo que está pasando en este mundo. Además, como inversión, a pesar de que tiene un alto riesgo, es súper rentable cuando te va bien.

    Mis principales apuestas han sido en áreas tecnología de educación, un poco de productos de consumo masivo, software de ecommerce B2B y otros para el desarrollo logístico. También la implementación de sistemas de IoT y apoyo a áreas de Big Data e Inteligencia Artificial.

    ¿Qué has aprendido durante el proceso? ¿Cómo motivarías a otros a seguir el mismo camino?

    Lo principal que he aprendido es que el equipo es lo más relevante para que un proyecto tenga éxito. Tiene que estar full motivado, dedicado 100% al proyecto y saber lo que están haciendo: resolviendo un problema real. También es importante mirar muchos proyectos, y no enamorarse del primero que uno ve. Tener la capacidad de observar, comparar, analizar y conversar con potenciales clientes.

    Para motivar a otros, solo puedo decir que esta es, por lejos, el área de inversión más entretenida en la que uno puede estar involucrado. Siempre en toda conversación o reunión se pone sobre la mesa temas que están en la vanguardia tecnológica y discutes de qué manera se pueden hacer cambios radicales en algunas industrias que van a impactar positivamente en la calidad de vida de las personas.

    Los emprendimientos de base tecnológica son el elemento fundamental para el desarrollo sustentable de los países y por lo mismo creo que se debería empujar a nivel de políticas públicas y de privados. Además, es una inversión sumamente rentable cuando es bien llevada y administrada de manera profesional. El riesgo es mucho más alto, pero se puede disipar de múltiples formas, como por ejemplo, poniendo mucho foco en el equipo que hay detrás de cada emprendimiento. Entregarles el capital, pero también las redes de contacto para que generen alianzas y acercamientos provechosos.


    ¿Cuál es tu opinión acerca del Venture Capital (VC) y el Corporate Venture Capital (CVC) en Chile? ¿Cómo visualizas este sector en los próximos 5 años?

    Son industrias nuevas, que están en plena etapa de maduración, pero con mucho potencial. El VC tiene un poco más de tiempo, quizás unos 15 años y 10 creciendo de manera más robusta. Año a año se vuelve más sólida, crecen los montos, los ejecutivos se han ido perfeccionando y los emprendedores son mucho mejores. Start-Up Chile ha sido un tremendo empuje para el VC y el ecosistema emprendedor en el país, aunque aún falta mucho más apoyo, sobre todo del Estado, las empresas y los family office.

    El CVC es un tema aún más nuevo. Son pocas las empresas que lo están haciendo, aunque hay varias que lo tienen dentro del radar, pero aún no se atreven a dar el paso. Creo firmemente que si las empresas no consideran esta alternativa para innovar, van a quedar obsoletas en un muy corto plazo.

    Dentro de los próximos 5 años veo que van a ir creciendo a pasos muy acelerados. Se van a empezar a dar grandes negocios y se van a dar interesantes oportunidades. Se viene una etapa de maduración muy fuerte y tanto los family office como las grandes corporaciones se van a subir al carro del VC, relacionándose e invirtiendo más en startups. El Estado también va a liberar una serie de restricciones y va a crear instancias para que los emprendimientos se puedan desarrollar y financiar mejor, bajando un poco los riesgos que actualmente existen.

    ¿Qué te parece el modelo que ha desarrollado MASISA Lab? ¿Crees que es exportable a otras corporaciones?

    Soy un tremendo admirador de lo que ha hecho MASISA. Absolutamente disruptivo a nivel corporativo en Chile y en la región. No solo lo hizo para la foto, sino que lo hizo de verdad; metió las manos, abrió la billetera y se puso a financiar proyectos muy buenos. Ha tenido la inteligencia y sabiduría en apoyarse en terceros que son expertos en la industria. Además armaron un área completa, lo que demuestra que en MASISA hay un convencimiento pleno de que la sustentabilidad futura de la empresa está aquí.

    Es un modelo completamente adaptable a otras grandes y medianas empresas. Solo tiene que existir la motivación y el empuje desde arriba. Si es que no parte por ahí, no tiene ningún futuro, pero veo a los dueños, directores y gerentes generales de empresas cada vez más convencidos de que el futuro y la sustentabilidad de las empresas viene desde el área de la innovación y la relación con startups.

    ¿En qué está actualmente Dadneo y cómo han enfrentado la actual crisis sanitaria que ha golpeado a todo el mundo?

    Dadneo tiene 2 grandes áreas: una de consultoría y otra de administradora de fondos. En la primera ha sido más difícil la situación, sin embargo, hace muy poco sacamos una nueva área que es la aceleradora de startups, donde hemos tenido una muy buena acogida. Actualmente estamos apoyando a 5 emprendedores. La idea es acompañarlos durante 4 meses para dejarlos absolutamente preparados para salir a levantar capital para su expansión y desarrollo.

    Por el lado de la administradora de fondos, estamos en este minuto con el fondo Vulcano, de USD 20 millones, del cual llevamos invertido un cuarto. A la fecha hemos invertido en 12 empresas, 8 chilenas y 4 extranjeras de Latinoamérica. Y la idea es invertir entre 15 a 25 startups. Las verticales de inversión son principalmente SaaS en áreas de recursos humanos, turismo, productividad y seguridad industrial, educación, fintech y biotecnología.