REMEDI_PEREZ SE SUMA AL COMBATE DEL CORONAVIRUS Y ELABORA MASCARILLAS 3D EN EL NUEVO LABORATORIO DE FABRICACIÓN DIGITAL

  • Publicado por MASISALAB el lunes 27 de abril del 2020
  • Compartir en:

    La creatividad de este equipo apasionado por su trabajo estos últimos días se puso a disposición de la lucha a la pandemia que se vive a nivel mundial y reinventaron el nuevo laboratorio de fabricación digital y robótica ubicado en La Cisterna, que es un proyecto de Liceos SOFOFA, levantado con el apoyo de REMEDI_PÉREZ y el cual funciona hoy como fábrica local de mascarillas para abastecer a su comuna.

     

    La pasión por su trabajo es lo que mueve a este equipo compuesto por los fundadores de REMEDI_PEREZ: Gabriela Pérez y Alejandro Remedi, quiénes junto al nuevo integrante, José Catalán, se dedican cada día a ver oportunidades de crecimiento para su empresa -que es parte del portafolio de MASISA Lab- y que ofrece una sistema de aprendizaje práctico, permitiendo a cualquier persona aprender a usar de forma rápida las principales tecnologías de fabricación digital y robótica. Esto a través del diseño, construcción y operación de espacios educativos e innovadores que facilitan el acceso de niños desde los 8 años a una formación técnica moderna y a bajo costo.

    Hoy vieron una oportunidad en la contingencia sanitaria y quisieron aportar desde sus conocimientos y su comunidad “maker”. El nuevo Laboratorio de Fabricación Digital y Robótica del Liceo Industrial Ramón Barros Luco ubicado en La Cisterna, que esperaban inaugurar en marzo, lo transformaron en una fábrica local para producir mascarillas y protectores en 3D para abastecer a esta comuna, ante la escasez de insumos médicos que existe en nuestro país, producto de la sobre demanda que ha causado la pandemia.

    Pablo Kusnir, Gerente de Educación de la Corporación SOFOFA, sostiene que “este proyecto es único en Chile, siendo el primer caso donde un Liceo Industrial está completamente habilitado para poner a disposición su infraestructura y contribuir al combate de esta pandemia.”.
    Actualmente el equipo trabaja a toda máquina y producen 80 mascarillas a la semana en base a un diseño desarrollado por la Universidad de Talca. “Sabemos que es una máscara de buena calidad, pero todos los días trabajamos para mejorar nuestro producto y estamos evaluando producir otro tipo de insumos médicos, como piezas para los respiradores artificiales, incluso robots tipo “roger” que permitan la distribución de insumos dentro de un recinto de salud de alto riesgo”, comentó José Catalán, Director Comercial de REMEDI_PÉREZ.

    Sobre otros desafíos de REMEDI_PÉREZ: “Creemos que estamos en el momento preciso para el crecimiento de nuestra empresa”

    Para conocer cómo ven el escenario para este año 2020 que ha estado marcado por este hito histórico que tiene a todo el mundo aislado, conversamos con José Catalán, Director Comercial de REMEDI_PEREZ, quien nos contó sobre los desafíos de esta compañía.

     

    Desde hace un tiempo imparten cursos virtuales que hoy han sido la salvación para poder continuar con la educación ¿En qué consiste la experiencia de aprendizaje que ustedes ofrecen y a qué público está orientado? 

    Nuestro sistema de aprendizaje llamado VLP (Virtual Learning Port, por sus siglas en inglés) mezcla experiencia física y digital, por lo que no es solo un curso virtual u online.

    Una estación de trabajo VLP puede ser usada por una o dos personas, donde a través de un video tutorial, un software y una guía de actividades, van interactuando con una máquina hasta producir un objeto o lograr una tarea, completando así uno de los niveles de aprendizaje del Sistema VLP desarrollado por REMEDI_PEREZ. 

    El público objetivo son personas desde los 10 años en adelante, que quieran aprender a usar de forma rápida las tecnologías más relevantes de Fabricación Digital y Robótica y ser parte de una comunidad emprendedora y tecnológica conectada a nivel global.

    Si bien hoy nuestro foco son Liceos Técnicos Industriales, tenemos proyectos muy interesantes en el sector retail, además de proyecciones internacionales en Colombia y México.

    ¿Qué tipo de impactos han visto de su sistema de aprendizaje y cuáles son las expectativas que tienen?

    Nuestro sistema permite a cualquier persona aprender a usar de forma rápida las principales tecnologías de fabricación digital y robótica. Chile y América Latina necesitan reforzar su matriz productiva con más innovación y valor agregado y eso se logra a través de la tecnología. Una persona que aprende este tipo de herramientas puede emprender con mayor facilidad y tiene mejor empleabilidad, clave en esta época de incertidumbre económica.

    ¿Cuál es la cobertura que están teniendo actualmente y qué desafíos tienen por delante, para el mediano plazo?

    En términos de alumnos, hoy estamos impactando a 3.000 escolares en las comunas de La Cisterna, Puente Alto y Quinta Normal. Además, esperamos agregar 5.000 alumnos el segundo semestre, alcanzando en un año a 8.000 a 10.000 alumnos con acceso al sistema.

    Por otra parte, si se reactiva el retail, estaríamos en centros comerciales con flujos mensuales de un millón de personas al mes, por lo que las perspectivas de impacto son interesantes.  

    ¿Qué cambios creen que llegaron para quedarse en esta industria e implicarán una transformación de todos los actores luego de esta crisis que estamos viviendo?

    Mezclando coronavirus y estallido social aparece un nuevo escenario, donde contamos con una sociedad más empoderada para hacer cambios y uno de los focos es la educación. Por eso, creemos que estamos en el momento preciso para el crecimiento de nuestra empresa y, en general, de todo el mercado de la educación tecnológica de calidad y accesible para todos.

    ¿Qué llamado harías para el momento que se ponga fin a esta contingencia?

    Tenemos que ser capaces de hacer los cambios sociales en un ambiente de confianza y alta productividad, lo que implica actitud positiva, abierta y mucho esfuerzo. Las intenciones de innovar de MASISA y todas las grandes empresas ahora deben hacerse realidad y apoyar el desarrollo de las pymes tecnológicas de América Latina.