PROFÁBRICA: “ESTE FUE EL AÑO DE LA CO-CREACIÓN”

  • Publicado por MASISALAB el viernes 27 de noviembre del 2020
  • Compartir en:

    De esta manera describe este “inesperado” 2020 Daniel Ortiz, fundador de esta empresa dedicada a la fabricación digital “on demand” . Desde su punto de vista, hoy los clientes no solo los buscan como fabricantes o proveedores de un producto final previamente diseñado, sino como partners que se involucran en el proceso creativo desde un comienzo. “Antes llegaban con la idea mucho más cocinada y solo nos preguntaban por cambios más técnicos. Hoy somos co-creadores junto con ellos y nos involucramos como asesores desde etapas mucho más tempranas”.


    Necesidad de reinventarse e innovar. Así de simple es el diagnóstico de Daniel Ortiz, fundador de ProFábrica, sobre lo que ocurrió este año para muchos emprendedores. Para esta empresa, apoyada por MASISA Lab, el 2020 fue un año difícil, con muchas iniciativas paradas, pero  con un vuelco interesante en la forma de abordar nuevos proyectos, lo que definitivamente implicó un giro también para ellos. “Nuestros clientes más emprendedores han estado en la búsqueda de inventar cosas nuevas, buscando la oportunidad dentro de la dificultad. En ese proceso nos empezaron a involucrar mucho más como partners y empezamos a absorber servicios que antes no dábamos: diseño y desarrollo”.

    Esa es la tendencia que ProFábrica captó durante este año: muchos con ganas de reinventarse y de trabajar a puertas abiertas. “Búsqueda de un trabajo mucho colaborativo, incluyendo la visión de proveedores como nosotros que antes éramos vistos sólo como el eslabón final. Hoy buscan asociarse con otros y no asumir solos la carga del riesgo. Eso forma parte de la oferta original de Profábrica: crece con nosotros. Algunos clientes se han dado cuenta que necesitan un partner antes de salir a fabricar, entendiendo que juntos es más fácil.”, asegura Daniel.

    Otro caso de acompañamiento temprano es lo que han estado trabajando con una una reconocida institución para un edificio público de  gran envergadura, la que les encargó tres murales para sus hall de acceso. Ambos casos representan creaciones únicas y han sido diseñados y fabricados por nosotros.

    ¿Qué esperan para 2021? Continuar en esa senda de la co-creación e iniciar una etapa de diversificación. Con respecto a lo primero, Daniel sostiene que le encantaría seguir trabajando en el diseño de imágenes/murales a pedido, “ya que es algo que no hacen otros y nos apasiona”.  Asimismo, explica que están en un  proceso súper fuerte de diversificación de oferta. “Antes estábamos muy ligados a la industria de la construcción, hoy estamos más abiertos a otras industrias o áreas de interés. Proyectamos para el 2021 un crecimiento aparejado de nuevos mercados. Así como nuestros clientes se están reinventado, nosotros también”.

    La industria minera y alimenticia suena como un mercado atractivo para incursionar, donde pueden ofrecer el desarrollo de piezas mecanizadas en plásticos de ingeniería en grandes formatos (hasta 2 x 3 mts). “Un nicho diferente, pero sumamente interesante. Como verán, no tenemos límites y estamos abiertos a experimentar con todo tipo de soluciones. Nuestro origen es la arquitectura y el diseño pero nuestro ADN es, por sobre todo, la solución de problemas y desafíos, y en este ámbito,  las posibilidades son infinitas”.