EL POTENCIAL DE CHILE CREANDO VALOR EN BASE A LA MADERA

  • Publicado por MASISALAB el lunes 03 de febrero del 2020
  • Compartir en:

    Impulsar el uso de la madera en los ámbitos de arquitectura, diseño, ingeniería, innovación y emprendimiento, es el gran objetivo de Madera21. Una asociación fundada por la Corporación Chilena de la Madera (Corma) en 2001, con el objetivo de difundir y promover en Chile el uso de este material que además de ser cálido y noble, tiene infinitos atributos sustentables que lo hacen ser un material bastante único y con muchas ventajas por sobre otros.

     

    Al término del año 2019, MASISA Lab se integró al directorio de Madera21 y es por esta razón que quisimos conversar con su gerenta, Francisca Lorenzini, para que nos cuente en qué está esta asociación que lleva casi 20 años promoviendo el uso de este material en Chile, el que se destaca por su nobleza y por infinitas cualidades que van más allá de sus ventajas medioambientales: buen desempeño antisísmico, resistencia al fuego, aislación acústica, calidez, óptimo para construir en altura y en un corto plazo, además de su bajo costo.

     

    ¿Qué están haciendo desde Madera21 para fomentar en Chile el uso de la madera, considerando que aún es baja su incorporación en la construcción? 

     

    Madera21 tiene como propósito impulsar el uso de la madera en los ámbitos de arquitectura, diseño, ingeniería, innovación y emprendimiento. Para hacerlo cuenta con cuatro líneas de trabajo permanentes, las cuales se encuentran insertas en algún eslabón de la cadena de valor de la construcción con madera. 

     

    Un primer eje es el de la capacitación, que está enfocado principalmente en estudiantes universitarios y en estudiantes de liceos y centros de formación técnica. Recientemente hemos incorporado también a pymes madereras, ya que la necesidad de productos de calidad y valor agregado en esta cadena es también crucial.

     

    Como segundo eje, está la investigación y desarrollo, que debe avanzar no solo en productos de ingeniería, sino también en conectores y gestión de la construcción, entre otros temas, para ir moviendo la frontera de lo posible en términos de resistencia sísmica y protección de fuego, como algunos requerimientos que se hacen relevantes.  

     

    Nuestro tercer eje es comunicaciones. En este aspecto hemos avanzando hacia una cultura de la madera en Chile y hemos ido derribando mitos como los de la mala calidad de la construcciones con este material, mal desempeño frente al fuego, entre otros. 

     

    Por último, está el eje de relacionamiento con stakeholders, que nos permite ir actualizando las normativas (tan necesarias para avanzar en calidad, mejores prácticas, incluso innovación), como también interactuar con todos los actores relevantes del rubro y mantenernos conectados con la industria.  


    ¿A qué crees que se debe su poco uso? ¿Crees que sea por algo cultural?

     

    Lamentablemente, la misma facilidad que presenta la madera para edificar permitió que se realizarán construcciones que no cumplen con los estándares de construcción y por lo tanto de confort y habitabilidad de una vivienda, lo cual generó muy mala fama al material en el sentido de su durabilidad y desempeño. También se usó bastante madera no apropiada para la construcción que, por ejemplo, no se encuentra seca e impregnada. Construir de manera correcta con madera no es fácil: los detalles, encuentros y la manera de resolver los sistemas constructivos requieren de conocimiento técnico importante, pero tiene unos resultados extraordinarios. Es por esto que vemos en países como Canadá, Estados Unidos, Australia, entre tantos otros, que construyen más de un 70% con madera. 


    ¿Cuáles son las principales tendencias que ven hoy en la industria del diseño y de la arquitectura en cuanto al uso de la madera? ¿Cuál es su potencial?

     

    Nosotros vemos un potencial infinito en el uso de productos en base a madera, básicamente, por todos sus atributos de sustentabilidad. Para la industria de la construcción -que es responsable de aproximadamente el 30% de las emisiones de CO2 a nivel mundial- la madera es un elemento que resuelve no solo desafíos de sustentabilidad, sino que también de productividad que tiene la industria. Las toneladas de CO2 almacenadas en un metro cúbico de madera siguen sin ser liberadas a la atmósfera a lo largo de la vida inicial de un producto de madera e incluso después, a través de la reutilización y el reciclaje. Por otra parte, la madera es un material fácilmente industrializable, lo que permite tener construcciones más rápidas, con menores residuos, haciendo así más productiva y sustentable la industria de la construcción. La tendencia que vemos es una masificación del uso de la madera en viviendas en las ciudades, como también una disrupción en la construcción en altura.

     

    ¿Qué oportunidades ustedes ven en Chile para el desarrollo del uso de la madera? 

     

    Para los desafíos que se vienen, no dudamos en que Chile tiene todo el potencial para posicionarse como un país innovador en la creación y aplicación de productos y servicios de valor agregado en base a madera. Además, estamos convencidos de las capacidades de profesionales, académicos, técnicos y emprendedores  chilenos para llevarlo a cabo. 

    Esto, en el ámbito de la arquitectura, con profesionales que lideren los diseños e innovaciones constructivas en madera a nivel mundial. En la ingeniería, a través de investigaciones de alto impacto, sobre todo considerando que Chile es un país sísmico, donde la madera tiene mucho que aportar en investigación hacia el resto del mundo. Finalmente, desde el diseño, masificando productos en base a madera desde la investigación científica en torno al uso diverso de los componentes de la madera, lo que irá de la mano con emprendedores de alto impacto, que permitirán llevar este tipo de tecnologías disruptivas al resto del mundo.


    ¿En qué se está innovando con madera?

     

    Hemos visto en Chile cada vez más innovaciones en torno a la madera y sus subproductos, estas tanto a nivel de exploración universitaria en los concursos de diseño e innovación de la Semana de la Madera, como a nivel de emprendimiento e investigación científica. Desde biomateriales en base a aserrín que permiten hacer cascos, estuches, utensilios de uso diario hasta bioplásticos, paneles acústicos, revestimientos, entre muchos otros. Pero también es súper interesante las innovaciones en cuanto a servicios asociados a toda la cadena de la industria forestal y maderera, como plataformas de diseño colaborativo, aplicaciones de control de stock, control de incendios, entre otros. Finalmente en el ámbito de estructuras para construcción en madera, han surgido varios emprendimientos como sistemas de montaje y nuevos materiales de ingeniería.


    ¿Cuáles son los principales desafíos que como asociación tienen para el 2020?

     

    Nuestros desafíos son seguir fortaleciendo los proyectos que tenemos instalados y que nos permiten dar a conocer y visibilizar los grandes talentos que tenemos en Chile, como la Semana de la Madera y la plataforma digital. 

    En el ámbito de la construcción en madera este año tendremos la segunda feria de construcción sustentable e industrializada en Concepción: Comad 2020 y nuestro propósito es seguir apoyando esta plataforma, para fortalecer la industria de la construcción en madera desde su capital forestal.

    En términos de I+D este año estamos co-organizando junto al CIM UC-CORMA la World Conference in Timber Engineering, conferencia mundial de investigación que por primera vez estará en Latinoamérica.

    Nos hemos planteado un desafío importante también con los liceos técnicos del país, y vamos a retomar con fuerza proyectos que estábamos desarrollando, para fortalecer la formación técnica para la construcción en madera.

    Finalmente, queremos seguir trabajando fuertemente con emprendedores chilenos, desde pymes madereras a startups tecnológicas, para convertir a Chile en un país que genere productos y servicios de valor agregado en base a productos sustentables.

     

    ¿Cómo ve la incorporación de Masisa al directorio de Madera21? 

     

    El aporte que puede hacer MASISA desde la mirada de la innovación es sin duda de gran valor para los desafíos que nos hemos planteado. Su larga trayectoria en relacionamiento con emprendedores y startups, su experiencia en vínculo con los usuarios, entre otras cosas,  son para nosotros un gran complemento para el directorio.