---

¿Por qué es necesario impulsar el desarrollo de mobiliario inteligente?

El mobiliario inteligente (Smart Furniture), representa una tendencia en auge. De hecho, a nivel global este mercado presentará en los próximo años una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) de 21.8%, para llegar en 2026 a un valor de US $ 794.8 millones.

Sin embargo, en la Mesa redonda sobre muebles inteligentes organizada en octubre de 2017 por Actiu en el marco de la Feria Hábitat Valencia, la directora del departamento de IT en AIDIMME -María José Núñez- afirmó  que “Smart Furniture es la conjunción de distintas variables que aún quedan lejos en el sector: un buen diseño, la introducción de la tecnología en su interior de manera casi imperceptible y la capacidad de recoger información, interpretarla y aportar datos capaces de modificar conductas”. 

En ese sentido, resulta sensato pensar que el mobiliario inteligente, pese estar en crecimiento, aún no ha alcanzado la cúspide de su desarrollo. De ahí que sea necesario impulsarlo, especialmente por las siguientes razones:

1. Fuente de servicios interesantes  

En la misma mesa redonda de Actiu, Marcelo Alegre -representante de Alegre Design- afirmaba que en la actualidad le pedimos a un mueble que cumpla perfectamente su función básica, incluso que la mejore. En el futuro, además del uso, queremos que aporten servicios, de la misma manera que lo hace ahora un smartphone.

Basta ver las mesas de comedor inalámbricas que permiten cargar el teléfono solo con ponerlo encima de ellas; o aquellas un poco más avanzadas cuya superficie es una computadora con pantalla táctil y acceso directo a Internet.

Este tipo de servicios, aunque no representan la satisfacción de necesidades esenciales, pueden agregarles mucho estilo y comodidad a los hogares.

2. Mejorar la calidad de vida de las personas

Si el mobiliario inteligente logra integrarse con éxito al Internet de las Cosas (IoT) y al Big Data, pueden hacerse maravillas en lo que respecta a calidad de vida.

Por ejemplo, podría crearse una silla de oficina con sensores en base y espaldar para avisarle al usuario que está mal sentado, o que debe hacer una pausa porque su sangre no está circulando como es debido.

El Centro Tecnológico del Mueble y la Madera lidera el proyecto Sheld-On, una iniciativa que busca diseñar mobiliario inteligente que adapte a las necesidades de las personas de la tercera edad.

También está la cama ReST, con un colchón inteligente que se presenta como una solución a los problemas de insomnio o malas posturas durante el sueño. Monitorea la forma y peso del usuario, para ajustar automáticamente y en tiempo real la firmeza. Las soluciones de este tipo son infinitas.

3. Gestión de espacios

En la mesa redonda de Actiu, Cutu Mazuelos -de Stone Designs- señaló que “la tecnología sí juega un papel clave en la gestión de espacios y su monitorización. Eso sí puede ayudar a transformar los espacios y sacar mejor productividad a los muebles”.

Para concluir, todo el mobiliario inteligente puede emplear las tecnologías IoT y Big Data para recopilar información de los usos y rutinas de los usuarios para optimizar los procesos de diseño y mejorar los productos finales subsiguientes.

Seguramente, puede pasar un tiempo importante antes de que los muebles inteligentes alcancen su óptimo desarrollo, pero seguro la industria continuará evolucionando. En pocos años, el componente tecnológico será un tema clave en los diseños de interiores, especialmente si se tiene en cuenta que para el 2030 se espera tener 125 mil millones de dispositivos conectados a Internet.

Volver