Leonardo Meyer: “El rock es la banda sonora de la innovación”

  • Publicado por MASISALAB el martes 05 de julio del 2016
  • Compartir en:

    FOTO-08

    Este periodista, columnista, académico, conductor de radio, emprendedor y empresario se define en su perfil de Linkedin como “estratosféricamente creativo 24×7” y realmente lo es. Sin embargo, hay algo que llama la atención. La palabra fracaso no le atemoriza; es más, la defiende con entusiasmo. “El fracaso para mí es cuando tu idea inicial no se concreta, pero se transforma, lo que trae consigo innumerables aprendizajes”.

    Cuando habla de fracaso en su etapa como emprendedor se refiere a la venta de su proyecto diariopyme.com a Grupo Metro Internacional (diario Publimetro). Si bien no se cumplió su propósito inicial (internacionalizar el concepto), la venta le permitió dedicarse a tiempo completo a lo que denomina sus dos grandes pasiones: la innovación y el rock.

    Creaste y registraste la marca “Innovarock”, llegando incluso a desarrollar un programa radial con ese nombre ¿Cómo, cuándo y por qué nace la idea de combinar ambos conceptos?

    Hay tres razones paralelas y voy a partir por la más elemental: cuando se habla del emprendedor o del innovador se habla ellos como una especie de “rockstar”; se hace una asociación casi inmediata entre ambos. Yo sólo tomé un concepto que estaba más o menos instalado y le agregué valor.

    Una segunda razón, pero mucho más profunda, es sobre la música y cómo ésta nos acompaña en cada momento. La música es ese elemento extra que tiene cualquier historia. Todos tenemos la banda sonora de nuestra vida; esa música de fondo que nos identifica. Bueno, eso mismo se aplica a la innovación. A mi modo de ver, el rock es la banda sonora de la innovación.

    Una tercera razón, mucho más casuística. Una noche en la que me quedé escuchando una canción de Twisted Sister, en vez de escuchar “I Wanna Rock” escuché “Innovarock” y eso fue un golpe de marca. Sin saber lo que haría con ella, antes de acostarme registré el dominio y la marca. Al otro día desperté y decanté toda esta información suelta y me convencí de que hoy podemos hablar de innovación desde el rock. Decidí que el mejor camino para esto era la radio, sin haber incursionado antes en ella.

    ¿Estaba Chile preparado para mezclar ambas disciplinas? ¿Cómo ha sido la recepción de tu programa “Innovarock” en Radio Futuro?

    Me esperaba una buena recepción, pero no tan rápido. En la radio hemos cautivado a dos públicos: el perteneciente al ecosistema de la innovación (y aquí caben los innovadores jóvenes amantes del rock; los que innovan, pero no les gusta el rock; y los innovadores corporativos que en algún momento les gustó el rock) y el que no sabe nada de innovación (al que hoy queremos conquistar). A todos nos importa la innovación, pero no lo sabemos. Todo está influido por la innovación. Todo.

    ¿Qué características tiene en común el innovador con el rockero?

    Ambos son como niños: honestos, naturales y flexibles. No le tienen miedo al riesgo. Lo que pasa es que aún hay una estigmatización del rockero, pero en el fondo es muy niño y es en todo momento un innovador.

    ¿Qué bandas son para ti una mezcla perfecta de rock e innovación?

    Por ejemplo todas aquellas que denominamos Glam Rock; ese rock un poco más comercial que tiene una clara intención de vender. Bandas como Kiss, Twisted Sister, Queen y todas aquellas que se atreven a ofrecer una propuesta comercial sin dañar el rock. Eso es parte de la autenticidad.

    ¿Qué proyectos o emprendimientos ligados a la música te parecen destacables?

    Me gustaría rescatar dos proyectos que han pasado por la radio:
    – SocialRock la primera plataforma en Chile y Latinoamérica donde se ofrece la oportunidad de conocer a tus artistas y celebridades favoritas, a través de una donación a un proyecto social.
    – Weeshing: plataforma de crowdfunding cuyo objetivo es que se realicen eventos de rock.

    ¿Qué piensas que le falta a LatAm para sacar al innovador/rockero que lleva dentro?

    Veo dos soluciones en este aspecto. La primera, es que los tomadores de decisiones se atrevan a participar en eventos ligados al rock y saquen de su cabeza el burdo concepto de “sexo, drogas y rock´n roll”. Porque ahí sí hay innovación y las cosas suceden. El rock puede ser hoy un punto de encuentro; un camino para aterrizar la innovación y conversar con la ciudadanía.

    Una segunda solución que visualizo es que el mundo del rock entienda que tiene algo que decir en el mundo de la innovación, porque nosotros los rockeros en forma natural somos innovadores.