Leanplay I+D México

  • Publicado por MASISALAB el martes 30 de agosto del 2016
  • Compartir en:

    El resultado de un exitoso trabajo colaborativo y en red

    Aprovechando la experiencia previa del Leanplay I+D realizado en Concepción (Chile), el equipo de esa ciudad se trasladó a Ciudad de México para traspasar toda su experiencia y las competencias técnicas a un grupo de emprendedores que se atrevieron a dar el paso de innovar.

    A raíz del éxito de la primera convocatoria Leanplay en México –realizada a comienzos de este año- y el interés que despertó, tanto dentro como fuera de la organización, el proponer ideas y proyectos innovadores ligados a la industria de la arquitectura, diseño y construcción, MASISA Lab decide realizar una nueva versión, pero esta vez 100% enfocada en I+D.

    Leanplay I+D México nace de la necesidad de llevar herramientas metodológicas de innovación a los proyectos de base tecnológica desarrollados en México, que no contaban inicialmente con una mirada integral y sistémica para el diseño de un nuevo negocio y cómo éste crea valor para los clientes”, explica Lorena Martínez, Líder de MASISA Lab Concepción y quien se desempeñó como instructora general del proceso Leanplay I+D en Ciudad de México.

    Bajo ese contexto, se aprovechó la experiencia previa del Leanplay I+D realizado en Concepción (Chile) y las competencias técnicas del equipo, lo que permitió fortalecer el trabajo colaborativo y en red, entre los distintos Lab de Latinoamérica. “En MASISA Lab Concepción tenemos por definición un foco fuerte en I+D y al surgir en México un conjunto de proyectos de componente muy técnico y base tecnológica, nos pareció natural extender las fronteras de nuestro Lab y trabajar en red, traspasando toda nuestra experiencia y conocimiento al respecto”, explica Esteban Ramírez, Subgerente de investigación & Desarrollo Tecnológico.

    De esta forma, 8 proyectos iniciaron su proceso de Leanplay, participando en 4 jornadas intensas de trabajo, donde recibieron conceptos y herramientas teórico-prácticas con un enfoque estratégico para crear y desarrollar modelos de negocio innovadores. La mayoría de estos fueron intra-emprendimientos provenientes del área química y de ingeniería, lo que refleja el alto interés y deseo de innovar por parte de distintos colaboradores de la compañía.

    Todos los proyectos en general fueron de muy buen nivel, con un fuerte componente tecnológico que era el objetivo de la convocatoria”, explica Lorena Martínez.

    Esteban Ramírez, quien también se desempeñó como mentor y jurado durante el programa, valora precisamente eso: que desde dentro de la organización surjan emprendedores con un perfil eminentemente técnico, abiertos a presentar proyectos concretos y a adquirir habilidades de managment, que se alejan de su área de especialización. “En ese sentido creo que mi aporte fue mostrarles que es factible convivir con un pie en las ciencias y el otro en el mercado. Siento que esta experiencia les sirvió para estructurar los proyectos y mostrar que esta unión es posible, además de virtuosa”.

    Alberto Márquez, Líder de MASISA Lab México y el principal articulador de esta iniciativa, concuerda plenamente con Esteban y agrega que esto representa un cambio cultural importante para la compañía. “Las áreas de I+D generalmente en las empresas están muy dedicadas a hacer investigación y creo que ese es un error importante en el sector privado. Queremos complementar esa forma de trabajar con la importancia de tomar en cuenta a los clientes. Al conocer a nuestros clientes y sus dolores podríamos generar más y mejores innovaciones”.

    Después de participar de la metodología, tres proyectos iniciarán un proceso de perfeccionamiento, donde recibirán todo el apoyo de MASISA Lab para poder terminar su fase de pilotaje y escalar al resto de Latinoamérica. Se trata de Melaminas Premium, Resina UHR y TLV, a los que próximamente daremos a conocer en esta misma plataforma.

    “Para quienes no han participado en un proceso Leanplay, es difícil explicar lo que allí ocurre. En este caso puntual, se logró una transformación total de los emprendedores. Creo que entraron técnicos-científicos y salieron empresarios; mujeres y hombres de negocios”, evalúa como resultado final Esteban Ramírez.