LA INDUSTRIA 4.0 REVOLUCIONA AL MUNDO MOBILIARIO EN CHILE

Hoy estamos viviendo una transformación en el mundo. Cambios que partieron hace ya un par de años, han sido los protagonistas de esta cuarta revolución industrial en donde la industria 4.0 es la estrella que brilla y encandila a miles de fabricantes que han tenido que evolucionar su manera de producir, y han transformado sus fábricas en inteligentes.

Este fenómeno comenzó a toda velocidad y como consecuencia estamos viviendo una transformación digital, lo que está generando un impacto muy positivo en todos los ámbitos: permite fabricar en menos tiempo, adaptarse constantemente a la demanda, ofrecer productos a la medida de la necesidad del cliente, producir y vender en menos tiempo, es decir, se hace mucho más eficiente todo el proceso de fabricación y venta.

Leonardo Marín, gerente de producción de Dhomo, empresa que fabrica en promedio 5.000 muebles al mes para las inmobiliarias, explica que “en Chile estamos muy a la vanguardia en esta digitalización de los procesos. En el mundo de muebles, contamos con tecnología de punta y nosotros en particular, estamos trabajando con un software “Cadcam” en 3D que nos permite una comunicación directa entre el diseño y la fabricación. Está todo centralizado y con este tipo de producción optimizamos la producción, el tiempo, la cantidad de recursos, horas hombres, etc.”

Marín agrega que “Chile es uno de los países que está liderando la industria 4.0 en el sector de diseño, arquitectura y construcción, luego de Brasil. Esto a pesar de que nuestro mercado es más complejo porque los muebles se hacen a pedido. Cada cliente pide un color, altura y especialidad diferente. Actualmente, si nos comparamos con los grandes protagonistas de este sector, como lo es Italia y Alemania, estamos desfasados en 5 años. Nuestros procesos son automáticos, pero quienes cargan la información en las máquinas son personas, mientras que en Europa son robots. Esa es la tendencia: tener plantas automatizadas y en lo personal creo que en 8 años más nuestras fábricas serán así”.

Jorge Panjkovich, representante de Homag, uno de los fabricantes de maquinaria para muebles líderes del mundo, también cree que “Chile está en la delantera en este proceso de reconversión a máquinas inteligentes, donde un cliente que necesita muebles sólo tiene que cargar un plano a la máquina y este se hace de manera automática. En el futuro los muebles se producirán solos y en las fábricas prácticamente no trabajarán personas”.

“Hoy el software wcc es el que lidera la industria 4.0 en la fabricación de muebles y en Homag estamos desarrollando un software que se llama Tapio con el cual vamos a poder monitorear en línea del funcionamiento de nuestras máquinas y, desde el teléfono, ver cómo va la producción y todos los detalles del proceso. Esto esperamos lanzarlo el próximo año”, agregó Panjkovich.

Justamente en esta línea, una de las empresas innovadoras en el rubro de la arquitectura, diseño y construcción, es proFábrica: la primera plataforma de desarrollo y fabricación de series cortas en régimen de baja demanda. Es un proyecto acelerado por MASISA Lab que busca ser la fábrica “on demand” para grandes y pequeños diseñadores/arquitectos, ofreciendo productos y proyectos en base a tableros de madera a precios competitivos, exactamente a la medida que busca el cliente.

José Catalán, gerente de innovación de Masisa, sostiene que que “las tecnologías de transformación, que permiten -valga la redundancia-, transformar materiales en soluciones constructivas, son fundamentales en el ámbito de negocios de Masisa y por lo tanto, estamos invirtiendo en proyectos tecnológicos de estas características, con los que pensamos revolucionar la industria del diseño, arquitectura y construcción.”

En tanto, Daniel Ortiz, socio fundador de proFábrica, explica que “somos fanáticos de la aventura de emprender y buscamos a todos quienes comparten este sueño con nosotros. Es por eso que somos la fábrica de los sin fábrica, a quienes les ofrecemos una estructura productiva segura y confiable que permite a nuestros socios asumir nuevos desafíos disminuyendo al máximo sus riesgos. Nos comprometemos con ellos, estudiamos profundamente cada proyecto y ofrecemos una administración inteligente para que cada negocio sea rentable y el cliente quede feliz”.

¿Cómo funciona proFábrica? Con máquinas y láser capaces de cortar tableros de madera, papeles, acrílicos, entre otros, permitiendo grabar en múltiples materiales como el aluminio anodizado, vidrio, corcho y otros.

Si quieres conocer más de este proyecto ingresa a www.profabrica.cl.

Volver