---

¿Qué es la arquitectura sostenible?

Como nunca, la sociedad moderna disfruta de progreso. Los avances tecnológicos han contribuido a mejorar la calidad de vida de millones de personas. Sin embargo, lo anterior ha tenido un costo: la alta contaminación y el calentamiento global amenazan la salud humana y la del planeta.

De hecho, la ONU advierte que “si no se aumentan drásticamente las protecciones ambientales se producirán millones de muertes prematuras a mediados de siglo en ciudades y regiones de Asia, Oriente Medio y África.”  Esto debido a que los líderes políticos, empresariales y públicos todavía utilizan “modelos obsoletos de producción y desarrollo“.

¿Qué es la arquitectura sostenible y en qué puede contribuir a mejorar las condiciones del ecosistema? A continuación, algunas claves acerca de esta tendencia que promete revolucionar el diseño de las construcciones.

Arquitectura sostenible: un aporte al medio ambiente

En la antigüedad, las construcciones -sobre todo en la década del 60 y 70- utilizaban en sus procesos elementos que causaban grandes daños en su ambiente. A medida que la necesidad de cuidar el ecosistema fue aumentando nació el concepto de arquitectura sostenible. ¿En qué consiste? Es un conjunto de actividades relacionadas con la creación de edificaciones centradas en la sostenibilidad social y ecológica.

Su norte es proteger la salud de los ocupantes y minimizar los efectos negativos que pueden tener las construcciones por medio de tres principios principales:

  • Aprovechar el potencial del lugar de construcción, es decir, utilizar los recursos que provee el ambiente. Por ejemplo, si el inmueble este situado en un lugar con viento lo ideal es implementar molinos para valerse de su energía.
  • Restringir el consumo de recursos convencionales, reemplazándolos por energías limpias y renovables. De esta manera se reducen los desperdicios.
  • Mejorar la calidad ambiental interior mediante el uso de materiales que tengan una baja calificación de emisiones de compuestos orgánicos volátiles (COV). Además, incluye la incorporación de tecnología y el uso de productos ecológicos.

Es importante considerar que los anteriores principios se deben aplicar en cada etapa, desde la planificación hasta la ejecución de la obra.

Resultados positivos, pero mucho por hacer

Gracias a la aplicación de estos fundamentos las emisiones de los edificios y las de la industria de la construcción han comenzado a disminuir. Pero, todavía se requieren esfuerzos mayores, considerando que solo el sector de edificios representa el 39% de las emisiones totales de CO2 relacionadas con la energía.

Según la directora ejecutiva interina de la ONU Medio Ambiente, Joyce Mesyuya, “es fundamental que en los próximos dos años tengamos una transformación radical en la forma en que hacemos edificios y construcciones (..) Solo necesitamos observar las normas actuales y la calidad de muchos edificios para darnos cuenta de que podemos hacerlo mucho mejor. Necesitamos ser más exigentes en la construcción de edificios ecológicos y eficientes”

Por lo tanto, resulta imprescindible entender qué es la arquitectura sostenible y que el ecosistema del emprendimiento se nutra de proyectos innovadores y ecológicos que entreguen soluciones a la industria de la construcción, diseño y arquitectura. Para ello existen diferentes organizaciones –como aceleradoras– que pueden impulsar estas iniciativas con el fin de que se posicionen en el mercado.

Volver