JUAN JOSÉ UGARTE DE CORMA: “SABEMOS QUE ESTO ES PASAJERO Y NUESTRA INDUSTRIA TIENE MUCHO FUTURO”

  • Publicado por MASISALAB el lunes 18 de mayo del 2020
  • Compartir en:

    El presidente de la Corporación Chilena de la Madera (CORMA) nos cuenta las medidas que ha impulsado esta asociación gremial para enfrentar la actual crisis sanitaria y las acciones para colaborar desde el sector forestal privado con la comunidad y prevenir los contagios.

    En cuanto al mayor aprendizaje de esta pandemia, Ugarte enfatiza que claramente queda demostrado que “unidos somos mucho más, que dependemos unos de otros, que solo ¡juntos saldremos adelante!”

    La Corporación Chilena de la Madera (CORMA), representa a más de 180 actores de la industria forestal -casi el 90% del sector- la que ha sido declarada como estratégica por las autoridades, porque produce bienes críticos para la protección de la salud e higiene personal. Esto ha permitido que se mantengan muy activos y gracias al esfuerzo de todos los trabajadores, han realizado importantes aportes en esta lucha contra el COVID 19.

    Muchos se preguntarán de qué manera los bosques pueden ayudar en la lucha que el mundo está realizando contra el coronavirus. Esto se explica porque la celulosa es una materia prima fundamental para producir diferentes insumos médicos, como mascarillas, papel higiénico, toallas absorbentes, entre otros.

    Juan José Ugarte, presidente de CORMA, está preocupado y cuenta cómo ha enfrentado la crisis sanitaria el sector. Confiesa que el sector forestal ha debido manejarse en un delicado equilibrio, como es el mantener por un lado la provisión de bienes esenciales para la población, como productos de higiene y salud -mascarillas, sábanas de papel y otros-, junto con generar las condiciones de salud para los más de 300.000 trabajadores que cumplen importantes labores en esta cadena productiva, brindando la confianza necesaria a sus familias de que estarán a buen resguardo.”


    Se ha dicho que la industria de la madera está dentro de las actividades productivas esenciales por varios países para mantener el abastecimiento de productos sanitarios. ¿De qué manera está operando la industria para poder ser eficientes, a pesar del entorno complicado que existe en que las fábricas no están funcionando al 100%, existen problemas de circulación por los cordones sanitarios, y además se tiene que cumplir con la demanda de productos de emergencia que ustedes elaboran?

    La producción de bienes críticos para la protección de la salud e higiene personal, tales como mascarillas, sabanillas y vestuario clínico de papel, embalajes de remedios y otros, provienen de los bosques. De allí se obtiene la celulosa, que es la materia básica para la producción del papel y todos sus derivados. Esta condición ha sido reconocida por las autoridades, tanto en nuestro país como en otras partes del mundo -Norteamérica y Europa-, lo que conlleva que nuestro sector sea considerado como industria estratégica, y los protocolos para cuarentenas y salvoconductos consideren su funcionamiento como clave y crítico para enfrentar de manera exitosa esta pandemia.

    Para poder cumplir este rol, las operaciones del sector se están realizando con un estricto protocolo sanitario para proteger a nuestros trabajadores y la población en general. Se han promovido el teletrabajo en todas aquellas tareas que no requieren de actividad presencial, se han obtenido salvoconductos para el traslado del personal, así como también el transporte de materias primas y productos terminados.

    Entre las más acciones más importantes adoptadas destacan el chequeo diario (temperatura y síntomas) antes del ingreso al trabajo, y su posterior traslado en buses con la mitad de su capacidad, y así mantener el distanciamiento social. Se ingresa a las plantas por distintas puertas, sin marcar reloj, para evitar aglomeraciones; se han multiplicado los turnos de casino con el mismo objetivo. Se usan mascarillas en todos los procesos, y se sanitizan varias veces al día los camiones y vehículos de transporte de personal. Se ha promovido fuertemente en el teletrabajo en las tareas no presenciales y han quedado exceptuados de concurrir los mayores a de 65 años, embarazadas o que tengan algunas de las enfermedades definidas como críticas para el sistema inmune, por citar solo algunas.


    ¿Qué acciones concretas están haciendo o promoviendo desde Corma para combatir la contingencia?

    Como CORMA, y gracias a nuestras empresas asociadas, hemos llevado adelante una serie de acciones para colaborar desde el sector forestal privado con la comunidad, y ayudar a enfrentar esta pandemia y prevenir los contagios.

    Así, se han entregado materiales de higiene y salud a hogares, en distintas comunas de la macrozona se han sanitizado más de 50 localidades, diferentes calles y vehículos en distintos puntos del país (Curanilahue, Mininco, Quillón, Constitución, entre otros), y nuestros trabajadores llevan productos de higiene y salud a sus hogares.

    También está comprometida la donación de más de un millón de mascarillas al sistema público de salud, se ha donado hospitales de campaña totalmente equipados, ventiladores mecánicos, material sanitario para el Sename y hogares de adultos mayores vulnerables, y también se ha puesto a disposición de la autoridad sanitaria modernos equipamientos de laboratorio para la detección del virus y así muchas otras actividades que representan el compromiso de la pequeña, mediana y gran empresa con sus vecinos y regiones donde desarrolla su actividad.


    ¿Cómo han sido recibidas estas medidas por los actores de la industria?

    Nuestros propios trabajadores nos dicen que ellos se sienten aún más seguros en las plantas, que en los barrios donde residen. Perciben que existe una preocupación real por su salud, y que estamos haciendo todos los esfuerzos por tratar de seguir produciendo, pero siempre teniendo como prioridad su seguridad y la de sus familias.

    Incluso en Biobío, en conjunto con otros gremios productivos, hemos implementado un protocolo de prevención y detección temprana del Covid-19 en beneficio de los propios trabajadores. Allí se establece qué hacer, cómo identificar síntomas, qué medidas tomar y el plan de acción para derivar al trabajador a un centro médico; también se han fortalecidos los canales de comunicación interna de las empresas.


    ¿Qué aprendizajes considera que está dejando esta crisis sanitaria?

    Me imagino que es el mismo aprendizaje de todo Chile: ¡unidos somos mucho más, que dependemos unos de otros, que sólo juntos saldremos adelante!

    Nos hemos acercado a una dimensión mucho más humana de nuestro quehacer, nos preguntamos unos a otros cada mañana cómo estamos, cómo está tu familia, nos preocupamos por sus hijos. Ojalá que este baño de humanidad deje rastros una vez que superemos la crisis.

    En lo forestal, hemos acompañados a los más pequeños en su dificultad, le hemos puesto el hombro para empujar hasta donde se pueda y hemos sufrido también con ellos la incertidumbre por el mañana. Pero estamos optimistas, confiamos que el apoyo mutuo entre todos los sectores estará presente, sabemos que esto es pasajero, y la nuestra es una industria con mucho futuro, y seremos capaces de alcanzar ese luminoso horizonte. Para ello durante los próximos días estamos lanzando junto con ProChile un moderno catálogo virtual de última generación, donde se presentan ante el mercado mundial los productos forestales de valor agregado de las PYMES.

    Trabajemos entre todos por salir adelante, que este esfuerzo colectivo no sólo nos dejará una población recuperada y una industria en pie, sino también un mejor país.