Federico Churba… Hauspack

  • Publicado por MASISALAB el martes 24 de enero del 2017
  • Compartir en:

    “Nuestra búsqueda está orientada al producto atemporal”

    Tras identificar la falta en el mercado argentino de mobiliario RTA (”ready to assemble”) de calidad, con diseño contemporáneo y a precios razonables, Masisa se unió al talento del diseñador industrial Federico Churba, para desarrollar una línea de mobiliario que lograra satisfacer esa necesidad.

    Así nace Hauspack, la primera marca argentina de muebles “listos para armar” que ofrece una colección de piezas muy versátil, ideal para vestir hogares y espacios de trabajo: sillas, poltronas, bancos, banquetas, bibliotecas modulares, escritorios y muebles de guardado.

    La primera línea de Hauspack, llamada “Autovía”, se lanzó en 2016 y se puede acceder a ella de manera online a través de la tienda de diseño de Mercadolibre y recibirse a domicilio en unos pocos días. El desafío es que esta colección continúe ampliándose, siempre bajo la dirección creativa de Federico Churba. En esta entrevista conocimos algo más sobre su visión de la industria, el proceso creativo detrás de la marca y sus aspiraciones.

    ¿Cómo nace la idea de desarrollar Hauspack? ¿A qué necesidad responde?
    Hauspack es el resultado de la unión entre el departamento de marketing de Masisa y nuestro estudio de diseño. Distintos análisis de mercado nos mostraban la necesidad de una oferta de muebles con alto grado de diseño y que a su vez fueran accesibles para una gran mayoría. Así fue que nos propusimos crear una nueva marca que ocupara ese lugar vacante y trascendiera a nosotros, como empresa o estudio.

    ¿Cómo evaluarías la evolución y desarrollo de Hauspack? ¿Podrías referirte a los principales logros y dificultades de este proyecto?
    La evolución y desarrollo de Hauspack ha sido a fuego lento, dando el tiempo necesario para cada etapa. No se trató únicamente del desarrollo de una primera colección, sino que ésta debía estar alineada con los valores que queríamos imprimirle a la marca y, como toda startup, necesitó de un gran equipo de trabajo para cuidar que todos los aspectos fueran por la misma senda.

    Fue un logro importante llegar a tener todo esto cocinado y para eso hubo que sortear distintos obstáculos. De todas formas, para hablar de logros y fracasos, creo que hay que esperar un tiempo prudencial, y tener siempre la mirada atenta para corregir lo que haga falta.

    ¿Cómo calificarías al consumidor de diseño argentino y latinoamericano?
    No creo ser un gran conocedor del mercado, de hecho, mi experiencia siempre estuvo volcada a un mercado diferente, más cercano a la alta gama y un poco más alejado del producto masivo. De todas formas, creo que la gran mayoría de los consumidores (argentinos, latinoamericanos y de otras latitudes) se inclinan más por una propuesta de equipamiento clásico. Para esta conclusión, me baso en la simple observación de los interiores de las viviendas. Experiencias como la que propone Hauspack van a contribuir al cambio; más gente tendrá disponible una propuesta de equipamiento contemporáneo, con la agilidad del segmento RTA.

    ¿Cuáles dirían que son las principales tendencias de diseño que vienen para este 2017?
    La filosofía proyectual en nuestro estudio escapa un poco al concepto de tendencias. Es cierto que, indagando y observando, se puede ver la utilización de algunos materiales en desmedro de otros, o ciertas paletas de colores o acabados particulares, pero la idea de “tendencia” implica una rápida sustitución por algo más nuevo, y eso es algo que intentamos evitar. Nuestra búsqueda está orientada al producto atemporal, y lo mejor que puede sucedernos es que el usuario no se canse de ver o utilizar nuestras creaciones.

    ¿Qué rol crees que juega la innovación en el diseño industrial? ¿Qué nuevas tecnologías te imaginas serán parte de él?
    El diseño por definición es innovación. Se parte de la nada y se llega a un algo concreto y nuevo. Por supuesto, hay distinciones entre grados de innovación y estos deberían estar definidos por una diversidad de factores. El diseñador experimentado debería saber cuándo innovar y en qué “cantidad” hacerlo.

    Los cambios tecnológicos aportan muchísimo a la innovación en el diseño, pero la tecnología es sólo una parte del todo.

    Por último ¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar con Masisa?
    Debo decir que el vínculo con Masisa se dio siempre de forma natural, sincera y constructiva. Desde mi óptica, fue una experiencia ideal. Sé que puede sonar adulador, sobre todo viniendo de un proveedor de servicios para la empresa, pero no soy adulador y ¡tengo clientes que pueden confirmarlo!