---

Espacios reducidos: para dónde van las tendencias e innovaciones en esta nueva forma de vivir

El apogeo de los departamentos studio o 1D1B está trayendo consigo una gran cantidad de desafíos y la necesidad de innovar para generar espacios versátiles, que conversen con las necesidades de la vida moderna y al mismo tiempo acojan la diferencia de quienes los habitan.   

Con cada vez más personas buscando acercarse a la ciudad, tener altos niveles de conectividad o invertir en una segunda vivienda para arrendar, el mundo inmobiliario se encuentra en una etapa de apogeo con la construcción de pequeños departamentos en diversas zonas de la capital, que buscan atender la demanda de espacio funcionales y versátiles. Es así como cada vez es más común visualizar edificios completos de departamentos studio o de 1 dormitorio y un 1 baño (1D1B), donde se espera encontrar un espacio que, si bien no supera los 40m2, se vea y sienta amplio y a la vez personal.

“No sólo es un departamento con un baño, sino es una ‘forma de residir’. Es un espacio cuyo eje es el área común, dado que posee únicamente un ambiente y debe ser versátil a las distintas situaciones cotidianas (dormitorio, comedor, living, estar, etc) y que hable de un vivir en constante movimiento, de acciones rápidas y que por ende, no debe necesitar muchos elementos para funcionar. Son espacios prácticos, que se asocian a un público mayoritariamente joven de entre 25-40 años, que está entendiendo e implementando el concepto de la vida ágil, primando el transporte verde por sobre el automóvil, entre otras conductas”, explica Valeria Pacheco, Arquitecto y Especificador Inmobiliario de MASISA.

La profesional asegura que dado que cada vez el espacio es más reducido – desde 17m2  – el mayor desafío actual es hacer que ese lugar sea lo más flexible posible, eliminando los espacios estáticos. En ese sentido, explica, las innovaciones van de la mano de elementos articuladores como la cocina, que se ha establecido como un eje central de estas “micro viviendas”. Es así como hoy es posible ver cocinas con texturados que hacen juego con closet y baños, de modo de volverse parejos para dar una visión más amplia del lugar. Aparecen asimismo vetas y contrastes leves entre maderados claros y tonos caramelo.

“De a poco, volvemos a lo natural y suavizamos la forma de vivir, los espacios dejan de ser estáticos y se vuelven multifuncionales, para adecuarse a m2 cada vez más reducidos. En ese sentido es clave entender al mobiliario como parte y no como un extra: hoy los muebles organizan el espacio, lo delimitan y los coloridos son claves en cómo entendemos un lugar y cuán capaz sea de acoger a sus habitante”, profundiza Valeria Pacheco.

En este escenario, agrega, es cuando los detalles se vuelven trascendentales, haciendo del color, los acabados y el entendimiento del lugar el punto de partida para crear ambientes personalizados. Es así como, por ejemplo, en algunos sectores se ha optado por “aislar el dormitorio” a través de elementos tan simples como una puerta corredera, dando así la impresión de que obtenemos más m2 o mayor independencia. Asimismo, hoy existe un gran desarrollo desde el área de las terminaciones, con productos que son más resistentes, con mejor look y muy de la mano de lo que van indicando las tendencias.

“Es realmente interesante e importante entender que nuestro hogar es un reflejo de quienes somos, y todos somos diferentes. Esa es la oportunidad. Cómo una misma tipología, acoge el estilo de vida de todos” señala la profesional.

Otro desafío que presentan los estudios y 1D1B es la falta de espacio para reunirse dentro del departamento, lo que de acuerdo a Valeria Pacheco denota cada vez más la individualidad en la que estamos inmersos. En ese sentido, puntualiza, es importante considerar más y mejores espacios de reunión comunes.

“Hay varias inmobiliarias que han entendido que los m2 que reducen en los departamentos, deben de cierta forma ‘devolvérsela’ a los residentes para que puedan tener espacios de encuentro, y así han nacido con fuerza los distintos facilities o espacios comunes.

Me parece que los espacios reducidos se han consolidado de buena forma, pero que debemos hacer lo mismo con el entorno mediato a ellos. Desarrollar más espacios públicos de propiedad privada, espacios verdes, áreas de reunión. No porque vivamos solos, debemos vivir desconectados o no tener donde hacerlo”, finaliza la arquitecto.

 

Volver