“CONSTRUCTECH REVOLUCIONARÁ LA FORMA DE CONSTRUIR EN AMÉRICA LATINA”

  • Publicado por MASISALAB el miércoles 20 de noviembre del 2019
  • Compartir en:

    Conversamos con Francisco Azcúnaga, Venture Architect de Cemex Ventures (México) para conocer su visión de los avances de Constructech en América Latina, los principales desafíos  y oportunidades que según él existen hoy en el mercado.

    “Estamos viendo soluciones que vienen a romper con ineficiencias que por años han bloqueado el desarrollo de la construcción en América Latina”, asegura.

     


    “Buscamos impulsar la revolución de la industria de la construcción”. Así de potente es uno de los objetivos de CEMEX Ventures, unidad de capital de riesgo corporativo de la mexicana CEMEX
    , que invierte en startups innovadoras de construcción y se encargan, a su vez, de reunir a los principales actores del ecosistema como emprendedores, universidades y otros grupos de interés.

    Hoy cuentan con más de 10 startups en su portafolio de distintas partes del mundo, entre ellas, la chilena Ipsum, que es una innovadora plataforma web y móvil para la gestión de proyectos de ingeniería y construcción, que cuenta con bases en metodologías Lean Construction.

    Conversamos con uno de los líderes de este equipo, Francisco Azcúnaga, quien desde el año pasado es Venture Architect de CEMEX Ventures, para que nos cuente su visión de los avances y oportunidades de Constructech en América Latina.

    ¿Cómo ve Cemex la vertical Constructech en América Latina?

    Vemos un espacio con crecimiento importante, con muchas empresas en etapas tempranas lanzándose al mercado a validar su modelo de negocio, y que próximamente estarán revolucionando la forma de construir, desde la etapa inicial del proyecto inmobiliario, hasta la operación del mismo una vez completado el desarrollo.

    Vemos segmentos adyacentes como PropTech (tecnología aplicada al sector inmobiliario) en etapas más maduras en cuanto a tracción y levantando rondas de financiamiento para el crecimiento de manera muy importante, y creo que en la tecnología de construcción también vamos para allá eventualmente. Al ser un segmento tan intensivo en recursos -desde capital humano, hasta capital financiero, terrenos, materiales-, la coordinación de todos estos para lograr una sola meta, lo vuelve muy retador y por eso la incorporación de innovaciones relevantes lleva cierto rezago. Pero entre más grande el reto mayor la oportunidad.

    Existen modelos en tecnologías puramente de construcción que están naciendo enfocados en resolver los principales “dolores” de esta industria, que aún en mercados más desarrollados (EEUU, Europa) apenas comienza a verse de forma más generalizada el uso de innovaciones disruptivas. Pero tarde o temprano los beneficios de ciertas tecnologías se vuelven tan evidentes que hasta las empresas más lentas en adaptarse comienzan a sentir presión de su clientes, el mercado o a veces hasta regulatoria para avanzar.

    ¿Qué desafíos tienen ustedes en este ámbito?

    Uno principal es el de actuar rápido para participar en las mejores oportunidades de emprendimiento que se lanzan al mercado. Como Corporate Venture Capital tenemos un objetivo que va alineado con el de la empresa y procesos internos que nos ayudan a que esto suceda. Buscamos ser cada vez más rápidos para equiparnos con el ritmo de los emprendedores aún dentro de las restricciones que tiene ser parte de un gran corporativo.

    Otro desafío es cómo alinear nuestros recursos clave, como nuestra relación con clientes que son desarrolladores, constructores, contratistas, etc. con los planes de trabajo de los emprendedores que invitamos a formar parte del portafolio. Esto nos está ayudando a cambiar la conversación con el mercado ya que podemos aportar más que las típicas soluciones constructivas que ya vienen con cierto respaldo. Nos nutre de nuevas ideas de hacia dónde va creciendo el mercado.

    El reto, de nuevo, es cómo adaptarse rápidamente a ese cambio y empoderarse para poder liderar la tendencia en un mercado más amplio.

    ¿Cómo ven el crecimiento de la industria de la construcción en América Latina?

    Vemos que cada vez se vuelven más relevantes soluciones que buscan la sustentabilidad, tanto en procesos como en los materiales. Comienzan a surgir nuevas tendencias que quizás al día de hoy todavía no dominan el mercado, sin embargo como modelos basados en economía circular se vuelven más y más relevantes, lo mismo los procesos fuera de sitio como la construcción modular.

    Empresas de nuestro portfolio como KeObra, en México, comienzan a ofrecer al mercado herramientas muy potentes para la autoconstrucción, y también Construágil desde Colombia ofrece a constructores y contratistas una poderosa forma de contar con un robusto equipo de compras para surtir de forma eficiente listados de materiales para que sean entregados justo a tiempo.

    Asimismo, empresas como Ipsum en Chile, están ofreciendo a las compañías con obras verticales herramientas digitales con elementos de inteligencia artificial, para generar planes de construcción esbeltos que ayuden a generar un mejor rendimiento financiero del proyecto.

    Este tipo de soluciones vienen a romper con ineficiencias que por años han bloqueado el desarrollo de la construcción en América Latina.


    ¿Cuáles crees que son las principales oportunidades que existen hoy en este mercado?

    Principalmente las soluciones que logran conectar a jugadores que al día de hoy están desconectados en el proceso constructivo, y que el día de mañana a través de nuevas conexiones, lograrán vencer ineficiencias que hoy se ven reflejadas en sobrecostos, retrasos y problemas de calidad. Finalmente todo esto impacta la experiencia de quien ocupa el inmueble y la rentabilidad del desarrollador e inversionista.

    De todas las soluciones ahí afuera, creo que las startups con mayor potencial serán las que logren penetrar de manera natural en la forma de construir, sin causar el shock cultural que muchas veces implica hacer las cosas de manera distinta.

    A diferencia de otros segmentos de la economía, la construcción e inversión inmobiliaria están ligados a activos de alto valor, cuyos procesos toman tiempo. Sin embargo los beneficios de aplicar tecnología adecuada en los momentos y lugares correctos es una tendencia inevitable y a la larga será bienvenida por los los tantos beneficiados.