EN EL DÍA DEL RECICLAJE, CELEBRAMOS A NUESTROS EMPRENDEDORES QUE CONTRIBUYEN CON EL PLANETA

  • Publicado por MASISALAB el viernes 15 de mayo del 2020
  • Compartir en:

    TEKNOMASS y LADRECO son dos de los proyectos del portafolio de MASISA Lab que día a día se las juegan por aportar a la industria de la construcción con procesos sustentables, privilegiando el modelo de economía circular.

     

    El 17 de abril es el Día del Reciclaje y para conmemorarlo quisimos resaltar la contribución TEKNOMASS y LADRECO, proyectos incubados por MASISA Lab, que aprovechan residuos domiciliarios/industriales para reciclar, reutilizar y revalorizar, dándoles una nueva oportunidad a esos desechos. Conversamos con Carlos Santander (CS), Ceo de TEKNOMASS, y Matías Vilches (MV), Ceo de LADRECO para entender mejor sus modelos de negocio y los aportes concretos que hacen a la industria de la construcción.


    ¿Cómo contribuye específicamente tu proyecto al reciclaje en la industria? ¿Qué acciones puntuales están desarrollando actualmente y qué metodología o procesos están involucrados?

    MV: LADRECO toma los residuos plásticos domiciliarios y los convierte en aislación térmica y acústica, que además puede recuperarse para ser reciclado nuevamente. Actualmente contamos con empresas que se dedican al retiro de plásticos de residuos domiciliarios, donde se clasifican y se dividen por tipología. Luego nosotros tomamos el plástico y mediante procesos térmicos y químicos, conformamos una estructura de plástico con propiedades aislantes.

    CS: En TEKNOMASS contribuimos principalmente desde dos caminos.  Primero, focalizamos a las industrias con las que podemos colaborar, tales como, la construcción, la papelera, y luego seleccionamos sus residuos. También incentivamos el reciclaje de los residuos sólidos orgánicos, provenientes de los residuos domiciliarios y municipales, a través de la producción de compost.

    Un segundo camino tiene que ver con el uso de esos residuos. En TEKNOMASS, muchos de esos residuos los aprovechamos para la elaboración de Placas Aislantes Termoacústicas que son útiles en la construcción de nuevas viviendas y otros edificios. Estas placas se producen en un sistema acuoso utilizando un aglomerante de origen natural, haciendo uso coherente del agua (recuperando hasta el 85% del agua utilizada) y con una disminución en las emisiones de CO2.  También hemos desarrollado otros elementos que hemos denominado Placas Verdes, utilizando una metodología similar a la de las placas aislantes, solo que a éstas les incorporamos semillas para su posterior desarrollo. 

     

    ¿Por qué piensan que el reciclaje es un compromiso fundamental que deben adquirir los diferentes actores de la industria de la construcción y qué iniciativas faltan para lograr avances reales en el tiempo?

    MV:  Básicamente el reciclaje no es algo de moda, sino una necesidad. Cada minuto que pasa los recursos naturales se agotan, por ende, debemos reutilizar lo que está a disposición y convertirlo en algo sostenible con el tiempo. Esto no solo contribuye a entregar buena imagen frente a los clientes, sino también a formar conciencia en las futuras generaciones para que la vida en sí no sea tan dura como se pronostican con el cambio climático.  Faltan iniciativas que fomenten el reciclaje y la sustentabilidad en absolutamente todo, ya que un material por muy pequeño que sea, pasa por un proceso completo de gran impacto ambiental. Entonces, se requiere mayor inversión de capital en investigación y proyectos de características ecológicas. Una vez esto sea masivo, el riesgo disminuirá y serán tecnologías mucho más rentables de lo que son actualmente.

    CS: En primer lugar, porque es una de las industrias más contaminantes del planeta como lo muestran las estadísticas de movimientos de tierra, residuos que generan y volumen de emisiones de CO2, incluidos los elementos que se utilizan en ella.  

    En segundo lugar, porque incentivar el reciclaje y, más aún, la separación y tratamiento en origen, permitirá dar mejores usos a los elementos reutilizables y reciclables para elaborar nuevos productos, generando Economía Circular.  Permitirá disminuir la cantidad de residuos depositados en los botaderos, y además, disminuir las emisiones de CO2 equivalentes tanto por la disminución de residuos como por el gasto en transporte.

    Por último, se necesitan con urgencia sólidas iniciativas legales, económicas y de incentivo a la investigación. Entre las legales, recién se está logrando sacar la Ley REP, pero es deficiente.  Por ejemplo, ¿qué sucede con los residuos generados por la construcción?  El saco de papel de cemento es responsabilidad del productor y ellos debieran incentivar su reciclaje, pero ¿qué pasa con los residuos de cemento no utilizados en una construcción?  Esto no puede ser responsabilidad del que fabrica el cemento, sino de la constructora que mal utiliza el producto o genera residuos no contemplados por ley.  Aquí la Ley debiera incentivar el reciclado y el estudio de diferentes formas de hacerlo.

    Entre iniciativas económicas, debiera existir leyes que incentiven el reciclaje y castiguen al generador de residuos.  Hoy no hay muchos costos asociados por generar residuos y botarlos en cualquier lugar.  Incluso en los botaderos legales, su costo es bajo considerando el valor del transporte.  Elevar las tasas por m3 de residuos e incentivar económicamente el reciclaje es una buena forma de acelerar estos procesos.

    Por último, en cuanto al incentivo de mayor investigación, existen muchas ideas y proyectos que buscan reducir los residuos generados por esta industria, desde los digitales hasta los físicos.  Pero muchas de estas ideas mueren por falta de apoyo directo de la industria, la cual se involucra muy poco.  Solo un pequeño grupo de empresas ha hecho el “switch” de calcular el ahorro y beneficios en evitar generar residuos o reciclarlos. Ojalá mucho más se sumen a este camino.