CRISTIÁN VIAL: LA EDIFICACIÓN EN MADERA EN ALTURA ES UNA REALIDAD EN CHILE Y ESPERAMOS QUE SE VAYA MASIFICANDO EN LOS PRÓXIMOS 5 AÑOS

  • Publicado por MASISALAB el miércoles 19 de agosto del 2020
  • Compartir en:

    Conversamos con el nuevo líder del Centro de Innovación en Madera de la UC (CIM UC-CORMA) sobre sus desafíos para los próximos meses. Su principal desafío es promover y masificar la construcción en madera en altura hasta 6 pisos.

    Otro de sus objetivos es vincular más al centro con la industria de la construcción para mostrarles los beneficios de construir con madera, material que hace obras más amigables con el medio ambiente.

     

    El ingeniero comercial de la Pontificia Universidad Católica, Cristián Vial, asumió a mediados de año la dirección ejecutiva del Centro de Innovación en Madera de la UC (CIM UC-CORMA), institución que busca a través de la investigación y de la innovación, promover una construcción eficiente, sostenible y con mejor desempeño en sus procesos donde la madera es la protagonista.

    A continuación les presentamos la mirada del nuevo líder de este Centro que ya tiene seis años de historia haciendo investigaciones, desarrollando servicios y concretando acuerdos colaborativos entre el sector público y privado, que lo han posicionado como un referente nacional e internacional y un actor relevante en la discusión científica, formación y transferencia de soluciones al mercado.

    ¿Cuál es tu principal desafío como líder de este Centro de Innovación en Madera?

    El Centro de Innovación en Madera es una instancia de trabajo entre la academia y la empresa privada en diálogo con el mundo público. Esta colaboración ha sido fundamental para el éxito que ha tenido el CIM en desarrollar una investigación aplicada de clase mundial. Fruto de esto, es que en enero próximo se realizará por primera vez en Latinoamérica, el encuentro mundial más importante de ingeniería en madera. La WCTE 2020 es un evento que liderará nuestro Centro, junto a Madera 21 de Corma, que reunirá a los principales expertos mundiales en torno al uso de madera en construcción. El primer desafío, por tanto, es mantener este liderazgo respecto a la investigación e innovación en madera.

    Otro gran desafío tiene relación con la necesidad de vincularnos con mucha más fuerza con la industria de la construcción. Debemos tender puentes con constructoras, inmobiliarias, asociaciones gremiales y otros actores para mostrarles los beneficios que tiene la madera como elemento para construir edificios más amigables con el medio ambiente.

    Finalmente, tenemos una enorme responsabilidad en seguir fortaleciendo nuestro diálogo con el sector público, abriéndonos a otros ministerios como el de Obras Públicas, Medio Ambiente y Economía. Creo que todos ellos tienen mucho que decir respecto a la madera.

    ¿Qué acciones concretas tienen pensado para este segundo semestre con el fin de impulsar una construcción en madera de manera eficiente e innovadora?

    El Centro se ha propuesto hacia adelante dos enormes desafíos. Por un lado, queremos masificar la edificación en madera en altura hasta los 6 pisos. Asimismo, estamos poniéndonos la meta de hacer todo el diseño y cálculo para tener un edificio de 15. Considerando la condición sísmica de nuestro país, estas son palabras mayores. En este sentido, creo que esto debe ser un desafío país. Debemos involucrar a otros actores nacionales e internacionales para enfrentar esta tarea de diseñar el edificio del futuro. Solo en la medida en que colaboremos con una diversidad de actores seremos capaces de liderar estos proyectos y generar un verdadero cambio en nuestro país.

    ¿Cómo ve el actual desarrollo de la industria de la madera en Chile?

    En Chile existe una larga historia de construcción en madera, especialmente en el sur de nuestro país, la que fue perdiendo cierta competitividad frente a otras materialidades. Hoy el uso de la madera en vivienda representa en torno al 20%, donde el hormigón es el líder indiscutible. La madera a nivel mundial está viviendo un boom. Países que tradicionalmente han construido en madera están haciendo esfuerzos por llevar esta materialidad a edificios sobre los 10 pisos. Esta experiencia internacional, junto con las propiedades de la madera, son las mejores herramientas para fortalecer su uso en Chile. Observamos un importante interés por parte del MINVU de incorporar la madera en la construcción de viviendas sociales. Esto es fundamental. Por otro lado, ya estamos viendo cómo empresas constructoras e industrializadoras están presentando proyectos en madera tanto para vivienda social, como para edificación privada. Esta alineación entre lo público y lo privado es muy prometedor. Creo que en los próximos años veremos diversos proyectos en madera a lo largo del país. Esperamos que esto no quede solo a nivel de la vivienda, sino que de a poco nos abramos al mundo de la infraestructura donde hay tantas soluciones donde la madera puede ser un actor destacado.

    ¿Cuáles son las principales oportunidades que tenemos como país en este momento?

    Todos están hablando de que esta pandemia ha dejado varias lecciones, entre las cuales destaco dos: por un lado, la necesidad de las empresas por transformarse e innovar y la otra, quizás mucho más dolorosa, es darse cuenta que nuestro país tiene un déficit enorme de vivienda y mucho de lo que existe está en un estado de notoria precariedad. Lo anterior no nos puede dejar indiferentes y nos revela que tenemos un tremendo desafío como país. La industria de la construcción tiene un camino arduo en digitalizarse e industrializarse para mejorar su productividad y, a la vez, tiene una oportunidad histórica de aportar al país con viviendas de calidad para tanta gente que las necesita. En ambas líneas de acción, la madera tiene un rol fundamental.

    ¿Han tenido novedades de la modificación que están impulsando de las normativas de edificación y diseño en madera en Chile, con el fin de poder construir en este material en mediana altura?

    Nuestra condición sísmica nos ha obligado a ser muy exigentes con la normativa respecto a la construcción en altura. La norma actual establece la resistencia de los edificios en base al comportamiento del hormigón y no pensando en las propiedades intrínsecas de la madera, obligándola a rigidizarse. Esto en la práctica hace que para construir en madera en altura se pierda competitividad

    Se ha venido trabajando desde el CIM en la modificación de las normas NCh 433 y NCh 1198 para que se pueda aprovechar de mejor manera las propiedades de la madera y así hacer competitivo su uso en Chile. Ya se completó la primera etapa de estudio y actualmente se enviaron las recomendaciones a un comité de normas para su revisión y luego a consulta pública. Tenemos aún un camino largo que recorrer, pero estamos esperanzados por la evidencia presentada.

    ¿Cuándo crees que podremos tener edificios de madera en nuestro país?

    Ya existen edificios en madera en Chile. Está el proyecto que hizo el Centro de Innovación en Madera junto a la Constructora Armas en Chañaral. También la torre experimental de 6 pisos en Peñuelas, la obra más alta en madera que existe en Latinoamérica. La empresa E2E está terminando un proyecto en la zona del Bío-Bío; es decir, ya hay varias experiencias en Chile, de las cuales estamos aprendiendo y sacando las lecciones para proyectarnos hacia adelante. El MINVU tiene planificado un par de licitaciones de edificios en madera y hay otros proyectos privados en carpeta. La edificación en madera en altura es una realidad en Chile y esperamos que se vaya masificando en los próximos cinco años.