CREAN MÓDULOS HOSPITALARIOS DE MADERA PARA ATENDER A PACIENTES CON CORONAVIRUS

  • Publicado por MASISALAB el jueves 23 de abril del 2020
  • Compartir en:

    Desarrollados por el Centro de Innovación en Madera UC-Corma, estas construcciones industrializadas son de rápida instalación y tienen como objetivo aportar al país, al MINSAL y a la sociedad para colaborar en el actuar de los médicos para que puedan atender de manera eficiente y segura a los pacientes contagiados de COVID-19.

     

    Desde que el 3 de marzo se confirmó el primer contagiado de coronavirus (COVID-19) en Chile, los enfermos han ido en aumento, situación que llevó a que el 18 de marzo el Presidente Sebastián Piñera declarara “Estado de Catástrofe” y puesto en alerta a los centros de salud de toda la nación. Estos han implementado un inédito despliegue estratégico para atender cuidadosamente a la población infectada con este virus y se han preparado para un potencial colapso, como ha ocurrido en otros países que llevan la delantera a Chile. A mediados de abril ya suman 8.300 personas con COVID-19 y los expertos dicen que todavía el país no llega a su peak.


    Es por esta razón, que un equipo del
    Centro de Innovación en Madera UC-Corma (CIM UC-Corma) desarrolló unos módulos hospitalarios en madera industrializados, que se instalan de una manera rápida y sencilla, con el objetivo de atender a pacientes con coronavirus y así colaborar a dar más espacios para atender a los enfermos de este virus.


    El director del CIM-UC-Corma, Pablo Guindos, explicó que “ante la contingencia mundial y colapso de recintos asistenciales, internaciones y cuidados de personas en estado crítico, como Centro de Innovación en Madera UC-Corma, vimos la necesidad de aportar al país, MINSAL y nuestra sociedad, con la creación de módulos hospitalarios en madera industrializados que beneficiarán el actuar de los equipos médicos y tratamientos asociados al COVID-19”.

    Rápida instalación y traslado de los módulos

    El diseño de los módulos hospitalarios que se trabajó desde a comienzos de marzo, estuvo basado en los requerimientos normativos para el diseño de instalaciones de Unidad de Tratamiento Intermedio (UTI).

    Su instalación es rápida gracias a su diseño industrializado y cumple con la normativa de construcción de resistencia al fuego y térmica, por lo que se pueden instalar en todas las regiones de Chile e incluso se pueden transportar fácilmente vía terrestre a otros países, como a Perú, Bolivia y a Argentina, a lugares donde estén faltos de infraestructuras de emergencia. También se podrían construir en cualquier país del mundo.

    Otra de las ventajas de este diseño, es que para construir estos módulos, no se necesita una obra previa ni terrenos especiales.

    Desde el centro aseguran que en un día se podrían fabricar entre 8 y 12 módulos y un pabellón completo podría tardar aproximadamente una semana en ser montado, dependiendo del lugar y los tiempos de traslado.

    Una vez que ya no se necesiten estos módulos como hospitales de emergencia, la construcción se desmonta rápidamente o puede quedar como infraestructura pública y se puede adaptar como jardín infantil, oficinas o biblioteca, entre otros.

    Para más información ingresa aquí