Construcción sustentable en conquista del planeta

 

Está de moda hablar de construcción sustentable, y verdaderamente lo es, porque cada día son más las personas en el mundo que se preocupan de cuidar el lugar donde vivimos, y de reducir impactos a la naturaleza que nos rodea.

¿Qué significa construcción sustentable? Son aquellas casas, edificios, construcciones en general que tienen la capacidad para mejorar la calidad de vida de las personas, asegurando el respeto al medioambiente y al planeta en el que vivimos, usando adecuadamente los recursos energéticos, logrando así una óptima eficiencia de ellos y de esta manera, disminuir la contaminación ambiental.

Este tema no es nuevo y Chile ha avanzado bastante en esta materia. Desde hace casi una década que las autoridades han establecidos acuerdos e incentivos para promover construcciones sustentables a nivel nacional y regional, con el fin de reducir el impacto con el medio ambiente, gracias al ahorro energético, en la búsqueda de ir de a poco desarrollando un país más amigable con el entorno.

En Chile existe una “Estrategia Nacional de Construcción Sustentable” que es un convenio interministerial, que define el desarrollo sustentable como “el proceso de mejoramiento sostenido y equitativo de la calidad de vida de las personas, fundado en medidas apropiadas de conservación y protección del medio ambiente, de manera de no comprometer las expectativas de las generaciones futuras”.

Uno de los grandes desafíos de esta medida es desarrollar ciudades competitivas y que faciliten la integración social y la utilización eficiente de los recursos ambientales.

Expertos en la materia recomiendan que se tenga presente la sustentabilidad en todo el proceso de construcción para lograr un buen resultado: diseño, construcción y operación. En cada una de estas etapas se busca minimizar el impacto al medio ambiente, reducir el consumo de energía  y de agua, usar recursos reciclables, crear un ambiente saludable, no tóxico y evitar la pérdida de biodiversidad.

Otros factores que hay que tener en cuenta en el momento de planear una construcción de este tipo, son el terreno, la orientación y la naturaleza que la rodea. Y por supuesto que también los materiales que se usan, y es en este sentido, hay un boom en Chile y en el mundo de desarrollo de tecnologías e insumos innovadores que permiten un ahorro aún mayor.

Uno de ellos es Rootman, una empresa que desarrolló un material aislante térmico y acústico, resistente al fuego elaborado con una innovadora fibra 100% natural y amigable con el medio ambiente. No tiene aditivos químicos, no requiere de tala de árboles ni degradación de la naturaleza, su proceso productivo es con bajo requerimiento de agua y energía y se puede producir en cualquier clima.

La tecnología Rootman -que es un proyecto acelerado por MASISA Lab- es una solución  de alta eficiencia para la industria de la construcción sustentable que ha tenido una muy buena acogida en el mercado local.

Para mayor información de esta empresa que define a “la naturaleza como su fábrica”, visite: www.rootman.com

Volver