---

Consejos para hacer un levantamiento de capital

Hoy día existen mayores posibilidades de conseguir recursos para acelerar el crecimiento de una empresa. Según cifras de la plataforma Crunchbase, durante 2018 las startups y compañías emergentes nacionales sumaban más de 130 millones de dólares obtenidos a través de unas 600 rondas de inversión. Sin embargo, el levantamiento de capital es un proceso desgastante que puede tomar varios meses y, en ocasiones no arroja los resultados esperados. Por eso, para incrementar las posibilidades de éxito es recomendable tener en cuenta los siguientes consejos:

1. Asegurarse de que el negocio es invertible 

Los inversionistas buscan oportunidades para triplicar o cuadriplicar su dinero. Por lo tanto, exigen que el proyecto de negocio tenga potencial de crecimiento, una buena cuota de mercado y, preferiblemente, ya haya salido de sus etapas iniciales y cuente con un buen margen de ventas.

2. Alinear el emprendimiento con el inversionista 

El empresario debe preguntarse si realmente necesita la inversión. Como ya se señaló, el levantamiento de capital es desgastante. Además, cuando se consigue el financiamiento también se adquieren una serie de compromisos con el inversionista -pues será dueño de una parte de la empresa- y ejercerá presión constante para recuperar su dinero.

Si definitivamente se necesita el capital, es recomendable buscar un inversionista alineado con la visión de negocio del emprendedor. Eso hará que la presión de parte de este sea menor y colaboren de forma más amena.

Una vez claro lo anterior hay que definir cuánto capital se necesita. La mejor forma de hacerlo es definiendo las proyecciones de ventas óptimas para los próximos dos años y estimando los costos fijos para lograrlo. En base a los resultados, se determina la clase de inversionista a buscar. Para montos “moderados” caen muy bien los inversores ángel y las aceleradoras, mientras que para las grandes cantidades es necesario acudir a los Venture Capital.

3. Preparar y valorizar la empresa

Para recibir la inversión, es necesario tener toda la contabilidad actualizada y ordenada de la mejor manera. Además, hay que replantear muchos procesos internos para que los flujos de trabajo empiecen a adaptarse a la nueva capacidad financiera y dinámicas del negocio.

Sumado a  ello, el empresario debe valorizar la empresa correctamente. Esto exige una proyección de ventas y costos, una estimación y definición del mercado potencial y objetivo, y considerar los factores que pueden acelerar o frenar el crecimiento del negocio, como la competencia, las alianzas comerciales, las condiciones macroeconómicas del país y las barreras de entrada a mercados. Por supuesto, la valuación también involucra la elaboración de un completo balance general.

4. Crea un Investor Pitch

A estas alturas del proceso es momento de realizar el famoso pitch (presentación de negocio). No antes, pues primero es necesario conocer ventas y costos, proyecciones de las mismas, capital requerido, tamaño de mercado, valor potencial de la empresa, etc. El pitch debe ser lo más claro y conciso posible.

5. Reunirse en poco tiempo con muchos inversionistas 

Es recomendable visitar varios inversionistas en un período corto. De esa manera no se creará en ellos el imaginario de que lleva mucho tiempo buscando capital ¿Quién va a querer el proyecto que todos rechazan?

De acuerdo con el estudio Evolución de la industria de capital privado en América Latina -de la Asociación Colombiana de Fondos de Capital Privado-, en el año 2017 el levantamiento de capital en la región ascendió a 4.279 millones de dólares, aumentando en un 85% frente al 2016. El panorama es cada vez más favorable para el emprendimiento, y aplicando estos cinco consejos las posibilidades de éxito son mayores.

Volver