Entrevista Juan Eduardo Cortés:

Coaching: “Siempre es bueno tener una red de apoyo a la cual acudir frente a dudas o problemas durante el proceso de emprendimiento”

  • Publicado por MASISALAB el jueves 14 de abril del 2016
  • Compartir en:

    Juan Eduardo Cortes

    “Siempre ha existido esa persona que nos ha ayudado a resolver un determinado problema o necesidad. En el deporte el rol del entrenador es precisamente ese. Lo que pasa es que hoy con la metodología del Coaching le hemos dado una estructura formal a ese acompañamiento”, explica Juan Eduardo Cortés, jefe del Diplomado en Formación y Certificación en Coaching Profesional de la Universidad Católica de Chile.

    Aclara rápidamente que el Coaching no es una asesoría o capacitación, ya que el Coach jamás puede decirle a su Coachee lo que tiene que hacer. “Muy por el contrario. Mediante una serie de preguntas, le ayuda a descubrir las respuestas a través de un proceso estructurado con objetivos y tiempos específicos”.

    ¿Cuál es la principal diferencia con el Mentoring?

    En primer lugar, el Mentoring es un proceso de desarrollo a largo plazo, mientras que el Coaching tiene un período de duración más acotado (entre 8 y 12 sesiones).

    La segunda gran diferencia es que el mentor debe ser una persona con mucha experiencia y sabiduría acumulada, de esa que no se encuentra en los libros. Por lo mismo, el mentor tiene mucha más libertad para dar su opinión sobre cómo hacer las cosas. El coach, en cambio, te ayuda a reflexionar mediante preguntas y nunca puede decirte lo que tienes que hacer.

    En el caso hipotético de un emprendedor que esté pensando, por ejemplo, en exportar en 2016 y tiene dudas al respecto, ¿es más recomendable que acuda a un mentor o coach?

    En este caso puntual, donde hay un objetivo específico y a corto plazo, yo le recomendaría acudir a un coach.

    La gran mayoría de las veces el mentor ayuda a crecer de manera integral; a definir un liderazgo; a ser un mejor emprendedor en diferentes ámbitos. Traspasa su experiencia, pero no condicionado a la necesidad de resolver un problema o desafío puntual en un tiempo determinado.

    ¿Cuándo es recomendable para un emprendedor acudir a un coach?

    Cuando tenga un desafío o problema por delante, es decir, SIEMPRE, porque los problemas son el pan de cada día de todo emprendedor. Se usa mucho entre este grupo de profesionales lo que se denomina el Peer Coaching (Coaching entre pares), ya que es más simple y económico. Siempre es bueno tener una red de apoyo a la cual acudir frente a dudas o problemas durante el proceso de emprendimiento.

    ¿Cómo puedo saber que estoy frente a un buen coach o a un adecuado proceso de Coaching?

    Un buen Coach debe tener algunos requisitos básicos: un certificado que acredite su grado de preparación, ser capaz de crear una relación de confianza con el Coachee e, idealmente, contar con ciertas referencias o recomendaciones.

    Sin embargo, es importante aclarar que el Coach no necesariamente debe ser un experto en el tema que va a orientar. Incluso esa condición le puede jugar en contra, porque puede caer en la tentación de opinar y dar las respuestas al problema. El Coach es el que hace las preguntas y mientras mejores preguntas haga, más ayudará a su Coachee a encontrar las respuestas adecuadas.

    En cuanto al proceso de Coaching, considero que es exitoso cuando:

    • Los objetivos definidos en conjunto son alcanzados
    • El Coachee vuelve a llamar a suCcoach
    • Hay un alto nivel de confianza entre ambos

    ¿En qué situaciones o problemas específicos se solicita con mayor frecuencia un Coach?

    Las situaciones que más se repiten son dos: empresas que piden Coaching para fortalecer el liderazgo de sus ejecutivos y/o para facilitar procesos de transición de un cargo a otro.

    Esto último es cada vez más frecuente, ya que en general la mitad de los gerentes fracasan durante los dos primeros años de asumir un nuevo cargo. El Coaching es una herramienta muy efectiva para aminorar ese riesgo, pero en cualquier caso la persona debe estar dispuesta a modificar ciertas conductas y cuestionar su forma de hacer las cosas.

    El caso de personas particulares o emprendedores que solicitan voluntariamente un Coaching es menos frecuente. Quizás porque están más enfocados en sacar su negocio a flote o necesitan optimizar sus recursos. Por eso, en estos casos, yo recomiendo un Peer Coaching, donde entre unos y otros se apoyan y entregan valiosas recomendaciones.