Bioaislant®: La mezcla perfecta entre I+D e impacto social

Este emprendimiento chileno es uno de los finalistas del reconocido premio nacional de innovación AVONNI, en la categoría Medioambiente. A comienzos de año, participaron también en la convocatoria Leanplay I+D Concepción en busca de canales de comercialización y, aunque no fueron finalmente seleccionados, cuentan que el paso por MASISA Lab fue muy provechoso para socializar su proyecto con profesionales ligados al mundo de la construcción.

Bioaislant® constituye una de las alternativas más económicas para soluciones de aislación de viviendas que actualmente existen en el mercado nacional”. Con plena convicción y entereza comienza describiendo Francisco Arriagada, Director Ejecutivo y Jefe de Ventas del emprendimiento innovador Bioaislant®, el cual tiene la particularidad de tener un fuerte componente de I+D centrado en la sustentabilidad y el cuidado del medioambiente, y que actualmente se encuentra en la etapa de nominación como finalista en el certamen de los Premios Avonni 2016.

foto Bioaislant 1“Bioaislant® es un material aislante para construcción elaborado con fibra natural de lana de oveja, que se originó como una solución social para los pequeños productores ovinos en Chile en condiciones de pobreza, que anualmente producen lana de oveja que no se puede comercializar debido a su baja calidad textil y que por lo mismo es eliminada como desecho pecuario. Existen cerca de 65.000 pequeños productores en situación de vulnerabilidad social, que en conjunto generan aproximadamente 3.100 toneladas de lana de baja calidad textil que finalmente se desaprovecha. En este marco, la empresa logró desarrollar una tecnología específica para procesar este tipo de lana y al mismo tiempo generar nuevos ingresos para para gracias a la adquisición de la lana de descarte”, describe Francisco.

Es tanta su confianza, energía y entrega en el proyecto que en pocos minutos nos convence de que esta solución es única a nivel nacional y de Sudamérica, lo que por supuesto no se logró de la noche a la mañana. “Esto es fruto de tres intensos años de desarrollo en los cuales la empresa realizó inversiones en I+D de origen exclusivamente privadas. Bioaislant® se lanzó al mercado durante el año 2014, y a la fecha ha sido altamente aceptado por empresas líderes en el sector de construcción lo cual da cuenta de dos situaciones; del sentido de responsabilidad social de las empresas constructoras y oficinas de arquitectos que lideran el mercado, y de usuarios finales más comprometidos con productos sustentables”.

Este proyecto tiene un fuerte componente de I+D ¿Crees que faltan más proyectos con este tipo Chile?
No estoy seguro de que falten proyectos de I+D. Lo que creo es que muchos productos de I+D se no se dan a conocer, y quedan en el anonimato como desarrollos desconocidos. Considera que anualmente se presentan cerca de 20 mil iniciativas a fondos de apoyo estatal para promoción de I+D, pero sólo son apoyadas 2 mil. Cuesta mucho creer que de las 18 mil restantes, ninguna sea llevada adelante mediante inversiones privadas de I+D. Creo que existe inversión en I+D privada, pero no toda se informa debido a que no existen los canales para reunir esta información.

En general, el desarrollo de productos mediante I+D no es fácil y muchos de ellos (la mayoría) no logran llegar al mercado. Y es que para hacer I+D se debe tener claro que ninguna idea es mala, lo que existe es un mal diagnóstico y consecuentemente un peor desarrollo. En este aspecto creo que en Chile posee una limitación idiosincrásica, porque el chileno que tiene una idea con potencial prefiere trabajar en solitario en lugar de formar equipos de trabajo. Se resiste a preguntar, asesorarse y compartir información para mejorar su propuesta. Tiene mucho que ver con el “no me vayan a copiar la idea…”, lo que es una necedad. Casi la totalidad de las iniciativas que se intentan en solitario o con un equipo insuficiente en competencias, terminan en fracaso.

Cuando nos sentamos a desarrollar Bioaislant®, nos preocupamos de juntar un equipo de profesionales con competencias demostrables en el desarrollo de productos por I+D, en construcción de viviendas y eficiencia energética, en producción industrial relacionada a las tecnologías base planteadas y en los aspectos de diseño y manejo de negocios; todos con una larga experiencia empresarial en cargos de dirección y alta gerencia.

Nos apoyamos en experiencias internacionales que fuimos a visitar, y mejoramos los aspectos que consideramos necesarios para adaptar un nuevo material aislante a la realidad nacional. Preguntamos mucho y juntamos mucha información inicial, nos involucramos más allá de nuestras competencias profesionales iniciales y así logramos un buen diagnóstico y un plan de desarrollo con objetivos tecnológicos y comerciales claros de cómo obtener y comercializar Bioaislant®.

Como resultado, pudimos transformar una idea en un producto comercial de alta aceptación, porque soluciona las necesidades reales del mercado de una manera simple, eficiente y económica para los usuarios. Tampoco nos fue fácil encontrar las personas indicadas, pero en definitiva fueron muchos los profesionales que participaron directa e indirectamente en el desarrollo de Bioaislant®, y siempre hemos agradecido esa cooperación.

¿Por qué decidieron postular a Leanplay I+D Concepción y cómo fue esa experiencia?
Postulamos al Leanplay I+D de MasisaLab principalmente buscando canales de comercialización. Ya que los materiales aislantes poseen la limitación del costo de transporte, una estrategia comercial es la distribución conjunta con otros materiales para construcción. Una vez que fuimos seleccionados, nos dimos cuenta que en ese momento MASISA Lab buscaba proyectos de etapas más tempranas y nosotros estábamos demasiado avanzados. De todas formas, el paso por Leanplay I+D nos fue muy provechoso; nos permitió socializar Bioaislant® con profesionales vinculados a la construcción que aportaron con valiosas observaciones y sugerencias, muchas de las cuales hoy en día estamos implementando. Además, nos permitió vincularnos con otros profesionales de I+D del área de la construcción y eso nos sirvió para conocer las tendencias de I+D en el sector; qué problemas nuevos se han identificado y cómo se está planteando su solución. Todos los proyectos en los que compartimos en Leanplay I+D Concepción fueron muy interesantes y les deseamos el mayor de los éxitos a cada uno de ellos.

¿Cómo recibieron la noticia de ser uno de los finalistas de los reconocidos premios Avonni?
Estamos muy felices de haber sido finalistas en el más importante certamen de reconocimiento de iniciativas de innovación en Chile. Creo que Avonni realiza una función indispensable para muchos innovadores anónimos, que con esfuerzo y recursos propios logran proponer una solución innovadora a los problemas detectados del mercado.

Por un lado nos han llegado muchas felicitaciones de clientes y profesionales relacionados, las que agradecemos todas y cada una. Por otro, hemos recibido una cantidad considerable de nuevas cotizaciones y compras de Bioaislant® gracias a la difusión que realiza Avonni.

¿Cómo proyectan el futuro de su emprendimiento?
Por lo pronto, aún tenemos que terminar de consolidar nuestras ventas en el mercado nacional. Hoy en día las ventas de Bioaislant® representan un poco más del 4% de las ventas locales de materiales aislantes para construcción y esperamos llegar al 25% como nivel de ventas estacionarias en un plazo de dos años más. Nos falta todavía mucho camino. Dentro de tres años hemos considerado iniciar exportaciones regulares a Argentina y Perú, de donde se han interesado mucho en Bioaislant® y a dónde ya hemos realizado varios envíos comerciales. Para esto, ya hemos entrado en contacto con Prochile en la Región del Biobío y en coordinación con la Oficina Comercial de Buenos Aires de esta misma institución, y esperamos iniciar las actividades de prospección ya durante el año 2017.

Volver