Pablo Angelili

“Así como hay un déficit de inversión en I+D, también lo hay en capital humano”

  • Publicado por MASISALAB el jueves 21 de abril del 2016
  • Compartir en:

    Pablo Angelilli

    Casi 60 años financiando proyectos de desarrollo económico, social e institucional y promoviendo la integración comercial-regional en América Latina y el Caribe. Su principal desafío y anhelo es reducir la pobreza en Latinoamérica y El Caribe y fomentar un crecimiento sostenible y duradero. Este es el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la organización financiera más grande a nivel mundial que ha servido como modelo para otras instituciones similares a nivel regional y subregional.

    ¿Cómo evalúa el estado actual de América Latina en relación a la innovación?

    En los últimos años los gobiernos han hecho un esfuerzo más decidido en esta área. Casos como el de Chile, Uruguay, Brasil y Argentina son ejemplos concretos de cómo han avanzado las políticas públicas para promover la innovación y el emprendimiento.

    Sin embargo, la brecha sigue siendo enorme en relación a países como Israel, Finlandia o Corea del Sur. Esto nos dice que aún nos queda camino por recorrer, sobre todo en materia de inversión privada en innovación donde todavía estamos atrasados.

    ¿En nuestra región hacen falta más investigadores?

    Absolutamente. Los países más desarrollados tienen más de 8 investigadores cada mil habitantes de la población económicamente activa. En la región, el promedio es menos de 3, siendo Argentina y Costa Rica los más avanzados. Así como hay un déficit de inversión en I+D también lo hay en capital humano. Para cerrar estas brechas es clave avanzar en alianzas público-privadas. El estado y las empresas deben trabajar juntos y favorecer la formación y la incorporación de investigadores en las empresas.

    ¿Qué rol juega el BID en el fomento de I+D en los países de la región?

    Nuestro desafío es apoyar a los países de América Latina y el Caribe en el desarrollo de políticas públicas para mejorar la productividad y la competitividad a través de la innovación y un uso más intensivo del conocimiento científico y tecnológico. Nuestra agenda de trabajo incluye cinco dimensiones: aumento de la inversión de ciencia, tecnología e innovación en los países de la región; adecuado financiamiento de la innovación empresarial; formación de capacidades científicas y tecnológicas idóneas; aumento de la disponibilidad de capital humano altamente preparado para la innovación; y mejora del entorno empresarial y de innovación.

    ¿Qué tanta prioridad le están dando como institución al fomento del I+D en América Latina?

    Somos un banco de desarrollo que otorga préstamos a los diferentes países de la región, principalmente en las áreas de Ciencia, Tecnología e Innovación. En la cartera actual tenemos 27 préstamos por mil trescientos millones de dólares, lo que representa un aumento de 30-40% en comparación a 5 años atrás. El objetivo es entregar asistencia financiera y no financiera a países de América Latina y el Caribe para apoyarlos en cinco áreas específicas:

    • Formación de capital humano avanzado mediante la entrega de becas.
    • Desarrollo de capacidades para la investigación científica y tecnológica.
    • Apoyo a la innovación empresarial.
    • Promoción del emprendimiento innovador y la creación de nuevas empresas.
    • Fortalecimiento de las capacidades institucionales para el diseño, implementación y evaluación de políticas de innovación.

    ¿Cuál es su visión del futuro? ¿Cree que estaremos mejor en los próximos años?

    Mi impresión es que los últimos años fueron muy buenos en materia de políticas públicas de ciencia, tecnología e innovación en América Latina. Pero estamos atravesando un frente económico incierto que puede hacer descuidar todo lo que avanzamos. La inversión pública en I+D suele ser sensible a recortes cuando la situación fiscal de los países se deteriora. Por eso, es clave que los responsables de las políticas públicas no interrumpan el proceso de acumulación de capacidades científicas, tecnológicas y de innovación que se ha puesto en marcha en los últimos años.